Apuntan contra la justicia por el caso de la niña calcinada de La Rioja

"Le dijimos al juez que la madre andaba de joda, nos respondió que la madre era dueña de dejar a la nena donde quiera", dijo el abuelo paterno de Zoe, la niña de cuatro años hallada calcinada.

Pese al secreto de sumario impuesto el día domingo, la indignación popular por la muerte de la pequeña Zoe, de cuatro años de edad, ha resonado como una campana, especialmente en las ciudades de Chilecito y La Rioja.

En el oeste provincial, la ciudad de Chilecito tuvo frente al Palacio de Tribunales protestas de diferentes sectores hacia la Justicia que le otorgó la tenencia de la pequeña a la madre y hacia la fuerza policial.

El abuelo paterno llegó a sostener su indignación al señalar que: "le dijimos al juez que la madre andaba de joda, nos respondió que la madre era dueña de dejar a la nena donde quiera". La movilización también incluyó protestas frente a la secretaría de la Mujer, Género, Igualdad y Familia, área municipal cuya titular es Nelly Saguas, y de la cual depende el Consejo de Protección de la Niñez y Adolescencia.

Los familiares paternos de la pequeña y vecinos se congregaron portando carteles en su mayoría con fotos de la pequeña y con un único pedido: Justicia.

"Queremos que se haga justicia. Justicia por Zoe". Explicaron que la nena vivía "con sus abuelos paternos hasta febrero de este año que vino la mamá y se la llevó a La Rioja" y aseguraron que desde entonces "siempre íbamos a La Rioja, siempre a la Justicia y a la policía", sin lograr resultados positivos".

Quien más conceptos vertió fue el abuelo paterno de la pequeña, Oscar Rodríguez. Indignado por lo sucedido manifestó que la nena había sido abandonada por su madre a los seis meses, pero que el juez le dio la tenencia el año pasado. "A la chiquita la criamos nosotros, yo, mi mujer y mi hija. Estamos destrozados"

Llamó la atención que en la frase no mencionó a su hijo, pero explicó que la madre de la pequeña "siempre ha hecho daño para ocultarle la nena a mi hijo. No dejaba que mi hijo la vea" y reafirmó su indignación para con el juez que otorgó la tenencia al sostener que "como no tenía el apellido de mi hijo, el juez se la dio a la madre".

"La nena no quería saber nada con su madre, se quería ir a toda costa con nosotros", remarcó y manifestó que "le fuimos a decir al juez que la madre andaba de joda, pero el juez Martín Pueyrredón -quien está a cargo de la Asesoría de Menores- nos dijo que la madre era dueña de dejar a la nena donde quería".

El abuelo dejó entrever que debería haber una línea de investigación respecto a sus dudas si la nena fue quemada adrede "para ocultar otro hecho". "Algo pasó con la nena, Dios quiera que no la haya tocado", enfatizó y aseguró que la madre de la nena consumía alcohol y drogas, e inclusive que habían enviado evidencia a la Justicia de Chilecito sobre las fiestas en las que participaba la madre.

Sobre los avances de la causa, aseguró que "hasta ahora no tenemos nada", y agregó que "estamos luchando por llevarnos el cuerpito, pero tenemos que esperar los resultados de la autopsia".

Ayer, desde el Juzgado de Instrucción se informó que el Cuerpo de Médico Forense "realizó la correspondiente autopsia de la niña, resguardando muestras para un posterior cotejo de perfil genético" y que posteriormente "tras tareas investigativas efectuadas por personal policial a cargo, se ordenó la detención de un hombre, como así también el allanamiento de su domicilio, donde se secuestraron elementos de interés".

Con respecto a la madre de la pequeña "por el momento se ordenó la contención psicológica por parte de personal de C.A.T.I. (Cuerpo Asesor Técnico Interdisciplinario). De acuerdo a estos detalles hay un único detenido, la investigación continúa bajo secreto de sumario y la jueza Díaz Marano está a cargo de la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico