Argentina despertó cuando ya era tarde

John Carew anotó los dos goles de un rival modesto, pero que supo imponer su practicidad ofensiva. En el primer tiempo el delantero del Valencia marcó de penal. En la etapa final estampó el 2-0 con un cabezazo, ante la mala salida de Oscar Ustari. Cuando se moría el partido descontó Maxi Rodríguez.

Oslo (Télam)
El seleccionado argentino cayó ayer 2-1 ante Noruega, en Oslo, en un partido amistoso en el que el director técnico Alfio Basile hizo debutar a algunos jóvenes como Oscar Ustari y Ezequiel Garay, pero realizó distintas variantes posicionales, sobre todo en defensa, que no funcionaron.
El arranque del partido pareció más promisorio para el conjunto argentino, que manejaba la pelota a las espaldas de los volantes central locales, con Lionel Messi como media punta y Ezequiel Lavezzi rodando por todo el frente de ataque.
Además, las subidas por derecha del capitán Javier Zanetti eran insolubles para la última línea local, sobre todo porque John Arne Riise, que debía obturarlo por su costado.
Pero justamente fue el ‘colorado’ Riise que con sus proyecciones iba a facilitar la apertura del marcador para el equipo noruego, ya que a los diez minutos Gabriel Milito le cometió un penal que John Carew se encargó de transformar en gol pese al esfuerzo del debutante arquero Oscar Ustari, que alcanzó a tocar el balón.
Y con esa prematura diferencia el conjunto local comenzó a tomar confianza y varios jugadores se encendieron para tocar y jugar con precisión y habilidad.
Por contrapartida los argentinos empezaron a perder frescura y la defensa, armada para la ocasión, no coordinaba movimientos con Ezequiel Garay como primer central, Nicolás Burdisso como segundo y Gabriel Milito «haciendo» de Gabriel Heinze por el lateral izquierdo.
Por eso con un solo punta, el experimentado ex jugador del Valencia español Carew, ganando por arriba y por abajo, los problemas defensivos del equipo de Alfio Basile le quitaban
confianza a su juego.
Solamente el incansable ida y vuelta de Zanetti le prodigaba al conjunto albiceleste opciones en ataque, aunque sus centros, que muchas veces encontraron buenos destinos en las cabezas de Diego Milito y ocasionalmente su hermano Gabriel, no se capitalizaban en la red adversaria.
Así se consumió el primer tiempo, con sensación repartida entre las posibilidades con las que podría contar Argentina en la segunda etapa y la incógnita sobre si los dueños de casa serían capaces de manetener su rendimiento en la etapa complementaria.
Las respuestas llegaron rápidamente, porque a los 12 minutos Carew le ganó en lo alto a Garay y Burdisso ante el estatismo de Ustari y de cabeza colocó el 2-0 para Noruega.
Basile había hecho ingresar a Federico Insúa por el inexpresivo Luis González y Javier Saviola por Lavezzi, siendo el ‘Pocho’ quien más le rindió al técnico.
Claro que Argentina fue, después de la segunda conquista local, un manojo de individualidades que nunca se cohesionaron en pos del funcionamiento colectivo.
Por eso las chances de descontar hasta el final del partido fueron tantas para Argentina como las de aumentar para Noruega, y salvo el tanto de Maximiliano Rodríguez a los 38 minutos, a la salida de un tiro libre, fue notoria la falta de precisión en la puntada final.
Ya en el tramo final del partido, la claridad conceptual de Messi, jugando más de punta tras el ingreso de Fernando Gago por Diego Milito, fue la luz de esperanza que alumbró la posibilidad de un empate que, a la postre, resultó una quimera.
Y fue justo en definitiva el éxito noruego, porque con la simplicidad de su fútbol volvió a ganarle a Argentina como en 1986, lo que elevó el historial a dos derrotas argentinas en la misma cantidad de presentaciones ante el seleccionado escandinavo.
La próxima presentación amistosa del seleccionado argentino tendrá lugar frente a Australia, también como visitante, el mes próximo.
Y después llegará la hora de la verdad, a partir del 13 de octubre, cuando el equipo de Basile debute en el Monumental riverplatense ante el Chile de Marcelo Bielsa. Entonces se habrán terminado los tiempos de ‘seleccionador’ del ‘Coco’ y tendrá que empezar a verse su dote de entrenador, porque Sudáfrica 2010 espera.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico