Argentina perdió ante Rumania y ahora depende de un milagro

Cayó 30-26 en su tercera presentación por el grupo “A”, luego de otros dos reveses. Unicamente los tres primeros equipos de cada una de las cuatro zonas acceden a la fase principal. Para seguir en competencia, la selección albiceleste tiene que ganar los dos encuentros que le quedan y esperar una serie de resultados favorables que la ubiquen en el tercer lugar.

Osijek, Croacia (Télam)
Argentina ya no depende de sí misma para clasificarse a la siguiente ronda y seguir en la carrera por el título, en el Mundial de hándbol Croacia 2009. Los albicelestes no tienen puntos y sólo le quedan dos partidos por disputar, ante Hungría (mañana) y Australia (el jueves).
Unicamente los tres primeros equipos de cada uno de los cuatro grupos se clasifican para la fase principal del Mundial, mientras que los otros doce jugarán la ronda consuelo, denominada Copa Presidente.
Para seguir en competencia, los argentinos tendrían que ganar los dos encuentros restantes y esperar una serie de resultados favorables que lo ubiquen en el tercer lugar de la zona “A”.
Argentina tuvo otro buen rendimiento en esta Copa del Mundo, pero al igual que en sus presentaciones anteriores, ante Eslovaquia y Francia, terminó pagando con la derrota sus desatenciones, sobre todo en los minutos finales de la etapa inicial.
Rumania consiguió adelantarse rápido en el marcador por tres goles (3-0), pero con un buen trabajo de Eric Gull y Gonzalo Carou (los dos descansaron ante Francia), más los goles de Andrés Kogovsek (el artillero del equipo con siete tantos) y Damián Migueles, Argentina llegó al empate en 12 a sólo tres minutos del descanso.
Sin embargo, tras esa gran remontada sobrevino una serie de errores tanto en defensa como en ataque, que se pagó con goles en contra. Por esa razón, la diferencia al término de la primera media hora fue de 15-13 para los europeos.
En el comienzo de la segunda parte, los dirigidos por Eduardo Gallardo trataron de acercarse en el tanteador y quedaron cerca del empate (17-16).
Pese a esa esperanzadora racha goleadora, sobrevino otra larga “siesta” albiceleste que le permitió a los rumanos estirar la ventaja a cuatro goles (20-16) y manejar el desarrollo del juego con tranquilidad hasta el pitazo final.
Mañana desde las 13 (hora de la Patagonia), Argentina se medirá con Hungría esperando conseguir la victoria y que se den los resultados para continuar soñando.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico