Artículos polémicos

La ordenanza que se aprobó en agosto de 2006 y fue reglamentada en marzo pasado prohíbe fumar en todos los espacios cerrados con acceso que sean del ámbito público de Comodoro Rivadavia y del ámbito privado, según lo determinado en la norma.
Dice también que en los establecimientos de salud y educativos situados en el ejido de Comodoro Rivadavia, la prohibición de fumar es absoluta y se prohibió la comercialización y publicidad de tabaco en edificios públicos.
Incluso se solicitó la realización de campañas de información y esclarecimiento en establecimientos educacionales, acerca de los riesgos que implica el consumo del tabaco, promoviendo estilos de vida y conductas saludables.
El Poder Ejecutivo está obligado, dentro de los dos primeros meses de cada año, a presentar un Programa Anual vinculado a acciones educativas y estrategias entre fumadores y no fumadores.
También se aprobó la obligatoriedad de un libro de quejas, pero sin dudas uno de los puntos más debatidos fue el artículo 10º, el cual prohibió fumar en lugares cerrados de acceso al público y espacios comunes a los mismos.
Entre otros, restaurantes, bares, confiterías y casas de lunch, cyber, salas de recreación, shopping, salas de teatro, cines y otros espectáculos públicos que se realizan en espacios cerrados.
También centros culturales, salas de fiestas, cabinas telefónicas, estaciones terminales, taxis, remises y demás medios de transporte, como así también casinos, bingos, confiterías bailables, discotecas, discos, salas de baile, confiterías, dancing, cabarets, boites, bailantas, pub, café concert, night club, bares nocturnos y demás locales donde se realicen actividades similares.
En ese sentido, se exceptuó de la prohibición establecida a los patios, terrazas, balcones y demás espacios al aire libre de los lugares cerrados de acceso al público.
Ese día quedó establecido que el titular de un establecimiento que expenda cigarrillos o tabaco a personas menores de 18 años será sancionado con una multa que se graduará entre un mínimo equivalente a 1.250 módulos (50 pesos) y un máximo equivalente a 2.500 módulos (100 pesos).
En tanto el director, propietario, titular o representante de los ámbitos donde rige la prohibición de fumar, podrá solicitar el auxilio de la fuerza pública cuando fuere necesario. Cuando no realice un control específico y adecuado u observare una conducta permisiva, será sancionado.
El establecimiento privado que registre tres multas en el término de un año será sancionado con la clausura, mientras que los propietarios están exentos de sanción cuando hacen uso del derecho de exclusión del lugar al infractor, ya sea con su personal de seguridad o convocando a la policía.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico