Arzani comprometió alternativas para solucionar los problemas

Enterado de la conferencia de prensa que ofreció por la tarde un grupo de comerciantes de Caleta Córdova, el secretario de la Producción, Eduardo Arzani, ayer difundió las alternativas que personalmente él había planteado por la mañana para que siete de ellos - cuatro multirrubros, un patio de comidas, una carnicería y una rotisería- pudieran paliar la merma que se registra en sus niveles de facturación desde el derrame de petróleo.

El funcionario refirió que el descontento de los comerciantes es fogoneado por el Ari y señaló que «aprovecharse de una situación de crisis por apetencias políticas es nefasto».
Arzani dijo que interviene para buscar soluciones en la faz laboral del conflicto por orden del intendente Martín Buzzi, en aras de evitar que las soluciones a los problemas suscitados se den por el lado del asistencialismo, sino con la producción como eje.
En la intención de que recuperaran su nivel de facturación, el funcionario precisó haber ofrecido a los comerciantes que tomaran a su cargo la elaboración de las viandas que consumen los voluntarios que trabajan en la zona de desastre y gestionar ante otras empresas que contraten ese servicio en los negocios de Caleta Córdova.
Frente a las declaraciones que los comerciantes realizaron ante la prensa por la tarde, Arzani denunció que el rechazo de las alternativas ofrecidas es efecto de «una movida armada por el Ari», más aún cuando el grupo planteó de manera insistente la necesidad de que Caleta fuera declarada zona de emergencia, tal como reclamaron públicamente representantes del partido de Elisa Carrió.
Arzani dijo que la exención impositiva que resultaría de esa medida no bastaría para mitigar en lo más mínimo los «devastadores efectos» que acusan los comerciantes sobre el ritmo de sus negocios.
El funcionario no desestimó el impacto negativo del derrame sobre la afluencia de visitantes a Caleta, pero se refirió a la necesidad de abordar en forma particular cada problema cuando advirtió que, el domingo, «El patio de Adib -que pertenece a uno de los comerciantes movilizados- estuvo lleno de gente».
Según dijo, nuevas alternativas para paliar la situación serían ofrecidas a los comerciantes en el plazo de una semana.
Por otro lado, Arzani adelantó que la semana que viene ofrecerá a casi una treintena de pescadores artesanales afectados dos alternativas para atender la crisis, y aunque «por respeto» no quiso adelantar de qué se trataban, dijo que representan paliativos temporales. Pero además el funcionario propondrá a los pescadores su participación en un proyecto productivo que tendría relación con la marticultura e implicaría una fuente laboral que podría sostenerse en el tiempo y generar diversos emprendimientos relacionados.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico