Asaltan y amenazan a una familia en un country de Berazategui

Un matrimonio, sus cuatro hijos, una amiga de uno de ellos y la empleada doméstica fueron asaltados en su casa del country Abril, del partido bonaerense de Berazategui, por tres delincuentes armados y encapuchados que les robaron unos 30.000 pesos de una caja fuerte.

Buenos Aires (Télam)
Fuentes policiales y judiciales informaron ayer que el asalto ocurrió cerca de las 19 del viernes y que los asaltantes también golpearon y robaron al padre de la niña que jugaba en la casa de las víctimas, quien llegaba al lugar a buscarla.
 Según los investigadores, todo ocurrió en Club de Campo “Abril”, ubicado en la localidad de Hudson, sobre la autopista Buenos Aires-La Plata y a 33,5 kilómetros de la Capital Federal, en el sur del conurbano bonaerense.
 Un jefe policial explicó que los asaltantes eran al menos tres que ingresaron al barrio a través del alambrado perimetral sin ser vistos por los guardias de la empresa “Watchman”.
 “Es un country enorme, que tiene muchísima seguridad y está compuesto por varios barrios. Los custodios del lugar no vieron nada ni sonó ninguna alarma perimetral”, dijo una fuente judicial.
 Los delincuentes llegaron hasta la casa de un empresario, quien al momento del asalto se hallaba junto a su esposa, la empleada, sus cuatro hijos y una niña amiga de uno de ellos.
 Según las fuentes, los ladrones accedieron a la casa a través de un balcón de la habitación de una de las nenas y, luego, se dirigieron al living, donde amenazaron a los padres.
 Los asaltantes, que actuaron encapuchados y armados, exigieron al dueño de casa que les diera el dinero de la caja fuerte.
 Los investigadores aseguraron que los ladrones se apoderaron de unos 30.000 pesos, joyas y otros objetos de valor.
 Pero cuando planeaba huir, llegó a la casa el padre de la niña que jugaba en la casa de las víctimas, quien comenzó a tocar bocina con su auto para avisar su llegada.
 Al ver que nadie se asomaba, el hombre bajó del auto y se acercó hasta la puerta, pero en ese momento apareció uno de los delincuentes que lo obligó a ingresar y le pegó con la culata de un arma en la cabeza.
 Los asaltantes cargaron lo robado en el auto del padre de la nena y escaparon en ese vehículo unos 800 metros, hasta que lo abandonaron y continuaron la fuga a pie, hasta el alambrado perimetral por el cual habían ingresado.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico