Asalto del Hipódromo: al final se entregó el autor de la agresión, pero de todos modos quedó libre

El joven que intentó degollar a Matilde González —según la propia víctima— se entregó finalmente ayer a la Justicia y tras designar a la Defensa Pública asistió a la audiencia en la que se formalizó la apertura de la investigación. Se trata de Carlos Daniel Gómez, quien fue beneficiado con medidas sustitutivas a la prisión preventiva.

El acusado de haberle cortado el cuello con un cuchillo a Matilde González (50), durante el frustrado asalto ocurrido el miércoles en el Hipódromo de Rada Tilly, se presentó ayer ante la Justicia y designó a la Defensa Pública. Luego de ello asistió a la audiencia que se llevó a cabo en la Sala II de la Oficina Judicial.
En ese marco se formalizó la apertura de la investigación que fue presidida por el juez penal, Emilio Porras Hernández, contexto en el cual el funcionario de Fiscalía, Mario Albarrán, le imputó a Carlos Daniel Gómez (27) el delito de «robo agravado por el uso de arma en calidad de autor», en el marco del inciso segundo del artículo 166 del Código Penal.
En esa normativa se expresa que se aplicará reclusión o prisión de 5 a 15 años, «si el robo se cometiere con armas, o en despoblado y en banda; si el arma utilizada fuera de fuego, la escala penal prevista se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo y si se cometiere el robo con un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse de ningún modo por acreditada, o con un arma de utilería, la pena será de 3 a 10 años de reclusión o prisión».
También se contemplaron los incisos 4, 5 y 6 del artículo 227 del Código Procesal Penal, el que se refiere a las medidas sustitutivas y expresa que «siempre que el peligro de fuga o de obstaculización para la averiguación de la verdad pueda ser evitado razonablemente por aplicación de una medida menos grave para el imputado que su encarcelamiento, quien decida, aún de oficio, preferirá imponerle, en lugar de la prisión, alguna de las alternativas siguientes:... 4) la prohibición de salir del país, de la localidad en la cual él reside o del ámbito territorial que se fije, sin autorización previa; 5) la prohibición de concurrir a determinadas reuniones o de visitar ciertos lugares; 6) la prohibición de comunicarse con personas determinadas, siempre que no se afecte el derecho de defensa».
En cuanto al inciso 5, éste se refiere a la prohibición de acercarse al Hipódromo de Rada Tilly. De todas formas, si Gómez llega a lograr que le extiendan un certificado de trabajo allí, en ese hipotético caso estaría habilitado para concurrir al lugar del hecho.
Sin embargo se le reiteró ayer a este medio que el joven «no tiene ninguna vinculación laboral con el Hipódromo» y que solo se le permitía su entrada porque «prácticamente se crió» allí.
A todo esto, cabe recordar que entre los elementos secuestrados durante los allanamientos realizados a partir de las 21:30 del miércoles, se encuentran prendas de vestir con manchas hemáticas, sobre las que se esperan peritajes para compararlas con la sangre de la víctima.
En definitiva, Gómez quedó libre, entre otras cosas, porque tiene arraigo comprobado en la ciudad y se entiende que no existe peligro de fuga, más allá de que casi mata a una indefensa mujer que continúa internada en el Hospital Regional.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico