Asalto del hipódromo: encontraron al autor y ropa con sangre, pero lo dejaron libre

En dos allanamientos que se realizaron a última hora del miércoles —por el violento y frustrado asalto en el hipódromo— se logró ubicar a la persona señalada por la propia víctima como el autor de las lesiones y además se secuestraron prendas ensangrentadas. Pero, llamativamente, el funcionario de Fiscalía, Mario Albarrán, dejó al sospechoso libre y sin imputación alguna.

El sentido común parece estar muy lejos del campo de interpretación, tanto del Código Penal Argentino como del Código Procesal Penal que rige en Chubut. Al menos eso es lo que muchos aprecian con la decisión que tomó el funcionario de Fiscalía, Mario Albarrán, al dejar libre a la persona señalada de haberle cortado el cuello a Matilde González (50), durante el presunto asalto que rompió la tranquilidad de la Rada Tilly en la mediamañana del miércoles.
Con los datos que logró recabar la policía, más el testimonio que brindó la propia víctima luego de salir de la cirugía que le realizaron en el Hospital Regional, se logró llegar a la persona sindicada de haber cometido el hecho.
A raíz de ello, a las 21:30 del miércoles se llevaron a cabo dos allanamientos en el predio del hipódromo, en uno de los cuales se secuestraron prendas ensangrentadas, entre otros «elementos incriminatorios», como le gusta decir a los «investigadores». Pero no se logró confirmar si entre estos últimos también estaba el cuchillo.

IDENTIFICADO
Si bien este medio accedió al nombre y apellido de la persona señalada de la autoría del hecho, lo mantendrá en reserva para no entorpecer la investigación. Sí puede decirse que se trata de un joven de 27 años que «se crió en el hipódromo» y tiene «problemas de adicciones». Su padre también trabaja allí, pero él es considerado un «hombre intachable».
El joven también tiene domicilio en el barrio 30 de Octubre, pero la mayor parte del tiempo se lo pasa en Rada Tilly y duerme en un stud junto a los caballos. Al respecto, las fuentes consultadas por este medio indicaron que en este momento no cuidaba ningún animal porque ya nadie quería dejárselos, debido a su irresponsabilidad. De todas formas tenía las condiciones físicas para ejercitar equinos y en alguna oportunidad se dedicó a esa actividad.
Más allá de eso, y a pesar de haber ubicado al acusado por la víctima con prendas de vestir ensangrentadas, el funcionario de Fiscalía no ordenó su demora para ser sometido al día siguiente a un control de detención, como tampoco formuló imputación alguna con los elementos que tenía a su alcance. En cambio le indicó que se acercara a la comisaría de Rada Tilly para ser notificado y que en el transcurso de la mañana siguiente se presentara en el Ministerio Público Fiscal para designar defensor.
Como era de esperar, el individuo no se asomó a la Justicia y se analizaba, a raíz de ello, solicitar una orden de captura ante la rebeldía planteada.
Otra de las cosas que se le cuestionaron al funcionario de Fiscalía fue que no se ordenara una custodia a la víctima que permanecía internada en el Hospital Regional, siendo que al autor lo dejó libre, algo que terminó exigiéndole la familia a la policía, por lo que desde la institución se le trasladó la inquietud a Albarrán.
Por otro lado, se supo que la mujer se encuentra estable y milagrosamente fuera de peligro en una sala común. Trascendió también que el acusado intercambió palabras con ella antes de agredirla y comenzó diciéndole que tenía intenciones de alquilar el salón, por lo que le preguntó los precios y las formas de pago, hasta que finalmente le transmitió sus verdaderas intenciones.
A la mujer la dejó por muerta, pero a pesar de la grave lesión que sufrió, ella misma fue quien llamó a la policía. Los rastros de sangre quedaron sobre el escritorio en el que se posa el teléfono.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico