Asaltó a un repartidor con una máscara de “Scream”

El “ladrón de la careta” actuó ayer al mediodía con un arma de fuego en la mano y cubriéndose el rostro con la máscara del personaje de película. Sorprendió a un repartidor de golosinas que salía de un negocio y le llevó la recaudación. Los vecinos piden una cámara de seguridad en la zona.

No era noche de brujas, tampoco la opción era golosinas o travesura. El delincuente con una máscara de la conocida película de terror “Scream” actuó ayer al mediodía con mucha impunidad.
Un repartidor de Arcor, llegó a un negocio de la calle 2427 al 1300 de Standart Norte. Se bajó, dejó el pedido de algunos alfajores y huevos de pascuas y salió. Afuera lo sorprendió un delincuente con la máscara de terror. Solo se escuchó un grito de la asustada víctima.
El ladrón con un arma de fuego en la mano le pidió el dinero y escapó.
No fue una travesura de Halloween. En ese sector de la zona norte de Comodoro Rivadavia ya se han producido varios robos armados y los comerciantes tienen miedo.
“Andaba con una máscara de terror, yo pensé que era una joda. Pero no”, relató ayer a Diario Patagónico el dueño del comercio. Todo pasó en la vereda de la calle. El repartidor iba saliendo con el dinero del pedido cuando el ladrón le apuntó con una escopeta pequeña.
El comerciante que alcanzó a ver la situación activó la alarma silenciosa de su local y de inmediato llegaron desde la Comisaría de Kilómetro 8 en un patrullero. Tardaron sólo dos minutos, dicen, pero el delincuente ya se había esfumado.
Los habitantes de la calle 2427 exigen cámaras de seguridad en el lugar. En esa calle mataron a sangre fría a Luis Caamaño el 21 de mayo de 2011, también han asaltado varias veces a repartidores y se suceden casos de violencia como tiroteos entre bandos antagónicos.
Es casi la última calle del barrio Standard Norte que da hacia el descampado. Incluso el santuario del Gauchito Gil, sirve a algunos delincuentes del sector para guardar armas. Los vecinos creen que la instalación de una cámara de seguridad podría prevenir muchos casos de violencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico