Asesinan a un comerciante durante un robo en Ituzaingó

Un proveedor de tarjetas de teléfono fue asesinado de un balazo en la cabeza al resistirse a que dos delincuentes armados le robaran en un quiosco al que había ingresado, en la localidad bonaerense de Ituzaingó, informaron ayer fuentes policiales y judiciales.
Buenos Aires (Télam)
Tras el asalto, en el que el dueño del comercio fue encerrado en el baño del local, la víctima resultó gravemente herida y murió luego en un hospital de la zona, donde se iniciaron los trámites para donar sus órganos.
Fuentes policiales y judiciales informaron que todo se inició el viernes último, cerca de las 14:30, en un quiosco y puesto de diarios y revistas ubicado en José María Paz al 800 de Ituzaingó, donde dos delincuentes ingresaron con fines de robo.
Una vez en el interior, los asaltantes amenazaron al dueño del comercio con armas de fuego y luego lo encerraron en el baño del local, dijeron los informantes. Según las fuentes, en ese momento, en el que la mayoría de los comercios de la cuadra estaban cerrados y había pocos transeúntes en el lugar, arribó al quiosco Raúl Cattáneo, de 46 años, un proveedor de tarjetas telefónicas.
Los voceros señalaron que el proveedor iba solo, estacionó su motocicleta tipo scooter en la puerta e ingresó al quiosco sin advertir que en el interior se estaba registrando un asalto.
La misma fuente indicó que al ingresar al comercio, Cattáneo vio a los dos delincuentes apoderándose del dinero de la recaudación y de mercadería mientras el dueño del quiosco seguía encerrado en el baño.
Al ver al distribuidor, los asaltantes lo encañonaron para que les entregara el dinero y la mercadería que llevaba consigo, señalaron los informantes, que estimaron que Cattáneo poseía unos 5.000 pesos entre el efectivo y las tarjetas telefónicas.
El vocero explicó que uno de los disparos impactó en el cráneo del proveedor que cayó gravemente herido en el interior del quiosco, en tanto que los delincuentes se encargaron de terminar de concretar el robo.
Con el botín en su poder, los asaltantes escaparon del lugar a bordo de un vehículo color oscuro, según contó a los investigadores un vecino que apenas alcanzó a ver la huida.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico