Asesinan a un hombre de un disparo de escopeta en el barrio La Floresta

Martín Vera, un hombre de 29 años con antecedentes judiciales, fue baleado ayer a las 4:50 en un domicilio de La Pinta 3.137. En ese lugar funciona el kiosco “Fana”, que es investigado por presunta venta clandestina de alcohol en horario nocturno. Un joven dominicano que trabaja en el comercio fue señalado como el presunto autor del asesinato.

Martín Eduardo Vera falleció ayer a las 8 en el Hospital Regional, tres horas después de haber sido baleado en el interior de una propiedad situada en La Pinta 3.137 del barrio La Floresta, donde funciona el kiosco “Fana”.
Fuentes oficiales indicaron que la policía y el municipio venían investigando ese comercio ya que se presume que comercializaba bebidas alcohólicas en forma clandestina durante la madrugada, por lo que ayer luego de un allanamiento vinculado con el homicidio se procedió a clausurar el local.
Las mismas fuentes señalaron a Diario Patagónico que Vera llegó al lugar con otra persona quien se terminaría convirtiendo en principal testigo del homicidio. Ambos habrían ido a comprar bebidas alcohólicas y por razones que se tratan de establecer se habría desatado una discusión como resultado de la cual  Vera resultó baleado con una escopeta.
Según se desprende de la investigación, eran alrededor de las 4:50 cuando Vera recibió el disparo en el pectoral izquierdo y cayó malherido. Al lugar llegó la policía y se pidió una ambulancia que asistió al herido y lo trasladó al Hospital Regional. Sin embargo, alrededor de las 8 falleció como consecuencia de las graves heridas.

UN DETENIDO
Personal policial de la Seccional Cuarta, a cargo del comisario Andrés Ibáñez, trabajó durante la madrugada en el lugar del ataque y sus alrededores, en busca de testimonios e indicios que permitiesen dar con el presunto autor del disparo.
De ese modo, el principal sospechoso fue reducido por la policía cuando caminaba por Estados Unidos y Rivadavia. Se trata de un joven de nacionalidad dominicana identificado por fuentes oficiales como Carmelo Francisco, de 26 años, quien hoy será sometido a la respectiva audiencia de control judicial.
Además, el Ministerio Público Fiscal pidió una orden de allanamiento donde se produjo el homicidio en busca del arma utilizada. La orden de allanamiento fue librada por la juez Raquel Tasello y se llevó a cabo en horas del mediodía.
Así, el Grupo de Operaciones Policiales (GEOP) secuestró una escopeta recortada y varias municiones, además de numerosas bebidas alcohólicas que se presume que se vendían clandestinamente fuera del horario permitido.
 
UN CONOCIDO
DE LA POLICIA
Vera era conocido por sus antecedentes policiales y según fuentes judiciales estuvo entre los sospechosos detenidos el 28 de enero de 2009, cuando la Brigada de Drogas y la Justicia Federal desbarataron una banda que se dedicaría a la comercialización de estupefacientes. En esos procedimientos se detuvo a cinco personas y también se buscó intensamente a Adolfo Rubilar -propietario en ese momento del kiosco “Fana”- por su presunta vinculación, recordaron ayer dichas fuentes.
En esa oportunidad se secuestraron 10 ladrillos de marihuana, 200 gramos de cocaína, unos 200 mil pesos en efectivo, 11 armas de guerra de distintos calibres, 800 municiones y varios automóviles. Además, en uno de los lugares allanados, en Kennedy 3387, se clausuró un “vip” y se detuvo a un proxeneta que regenteaba a cuatro mujeres extranjeras.
Días después tanto Vera como Rubilar fueron sobreseídos de la causa. Sin embargo, el domingo 3 de mayo de 2009 el hombre que ayer resultó asesinado volvió a ser protagonista de un incidente policial. Fue detenido y se le secuestró un arma, acusado de herir a una persona, en Los Alamos y Sarmiento. De acuerdo a la imputación, una bala perdida que habría sido disparada por él traspasó una pared de chapa y dio en la humanidad de un hombre de 29 años que dormía en una vivienda.
Fuentes consultadas por Diario Patagónico indicaron que en los últimos años Vera trabajaba en la construcción y era delegado de la UOCRA.
Sin embargo, en abril del año pasado volvió a ser detenido. Fue en el barrio San Cayetano junto a otro integrante de ese gremio, cuando transitaban en un vehículo del que la policía secuestró un arma de fuego, señalaron las fuentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico