Asesinaron de al menos ocho balazos a un gitano cuando iba en su Mini Cooper

Alejandro Maceiras, la víctima, tenía antecedentes penales en la modalidad piratería del asfalto al informar que en la comisaría 3ra. de Lomas de Zamora -la misma que ahora interviene en la causa del homicidio-, “purgó hace más de un año una pena por robo de mercadería en tránsito, por más de seis meses”.

 Un hombre de la comunidad gitana y con antecedentes penales fue asesinado de al menos ocho balazos cuando circulaba en un automóvil Mini Cooper por la localidad bonaerense de Témperley, en el partido de Lomas de Zamora, informaron ayer fuentes policiales.

El hecho ocurrió a las 22:30 del jueves en el cruce de las calles Indalecio Gómez y General Acha de esa localidad del partido de Lomas de Zamora, donde la víctima, identificada como Gabriel Alejandro Maceiras (23), fue ejecutada por un hombre que efectuó varios disparos con una pistola 9 milímetros, sin robarle nada.

Según un testigo, el asesino descendió de un automóvil Chevrolet Corsa donde había entre una o dos personas más.

“El testigo dice que a él le pareció que primero se hablaron de auto a auto, luego bajó uno de los ocupantes del Corsa, sacó una pistola y ejecutó al conductor del Mini Cooper de varios balazos”, dijo un jefe policial que trabaja en la pesquisa.

Las fuentes indicaron que de acuerdo a las evidencias balísticas recolectadas en el lugar del hecho y a los impactos que había en el auto de la víctima, el asesino efectuó entre ocho y diez disparos con una pistola calibre 9 milímetros.

Los voceros explicaron que Maceiras y su familia vivían en la zona, por lo que una vez enterado de lo sucedido, el hermano mellizo de la víctima llegó corriendo, se subió al Mini Cooper y la condujo hasta el Hospital Gandulfo, aunque allí los médicos no pudieron hacer nada porque se constató que el hombre baleado llegó muerto.

El jefe policial consultado reveló que a Maceiras no llegaron a robarle nada, por lo que la principal hipótesis del hecho es que fue víctima de algún tipo de venganza por parte de alguna persona con la que tenía algún conflicto.

El segundo jefe de la Departamental Lomas de Zamora, comisario Germán Rustom, aseguró ayer a la prensa que “el hecho resultó muy llamativo en virtud de que no le robaron absolutamente nada”.

Rustom indicó que el joven de 23 años “tenía sus pertenencias personales: celular, dinero -más de mil pesos-, cadenas de oro y hasta un par de zapatillas recién compradas en el asiento trasero que quedaron en el lugar”.

Al ser consultado por la prensa si se trataba de un “ajuste de cuentas”, Rustom contestó: “Esa hipótesis no se descarta. Lo cierto es que este hecho tiene algunos perfiles por los que quizás pueda tratarse de eso”.

Otras de las hipótesis que el subjefe departamental dijo que “no se descarta” y “es materia de investigación” es que los asesinos en realidad quisieran matar al hermano mellizo de Maceiras, ya que el auto Mini Cooper es de su propiedad y no de la víctima y también él tiene antecedentes penales.

Rustom confirmó que Maceiras tenía antecedentes penales en la modalidad piratería del asfalto al informar que en la comisaría 3ra. de Lomas de Zamora -la misma que ahora interviene en la causa del homicidio-, “purgó hace más de un año una pena por robo de mercadería en tránsito, por más de seis meses”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico