Aún no pueden establecer el lugar donde balearon a Barría

El homicidio de Pedro Barría continúa siendo un misterio para la Policía y la Fiscalía. Hasta ayer aún no estaban determinadas las circunstancias en las que recibió un disparo en el estómago el sábado a la tarde que le quitaría la vida con el correr de las horas. Es que la Brigada de Investigaciones aún no pudo establecer el lugar en el que fue baleado. Lo único que se sabe es que salió con su vehículo, un Chevrolet Corsa, desde 12 de Octubre al 3.100 donde residía a las 15 y ya herido llegó hasta la casa de sus padres en Granaderos y Las Orquídeas.

Al cumplirse dos días del cuarto homicidio en Comodoro Rivadavia en lo que va de 2018, la Policía aún no ha podido establecer el lugar en el que Pedro Andrés Barría (38) fue baleado entre las 15 y las 16:30 del sábado pasado.

Lo único que la Brigada de Investigaciones hasta el momento oficialmente ha podido confirmar es que se movilizaba en su vehículo Chevrolet Corsa cuatro puertas gris con el que llegó una hora y media más tarde nuevamente a la casa de sus padres en Granaderos y Las Orquídeas con un balazo en el estómago.

Barría residía en la calle 12 de Octubre 3.199, de donde salió presumiblemente a las 15. Estaba separado desde hace varios años y tenía un hijo de 19 años que vive con su madre. Según se supo, trabajó varios años en una pesquera y en la actualidad estaba desocupado. No tenía antecedentes penales y tampoco sus familiares recuerdan que haya tenido problemas con otras personas.

A las 16:30 del sábado, Barría llegó herido de bala a la casa de sus padres, distante a unas cinco cuadras de su vivienda. Quién le disparó y por qué todavía hasta ayer no había sido develado. Solo se pudo establecer que la bala le ingresó por la boca del estómago y salió por el intercostal izquierdo en forma ascendente, según los dos orificios que dejó el proyectil en el cuerpo.

La víctima manejó herida hasta la casa de sus padres y allí fue auxiliado por su madre y un vecino que lo cargó en su auto particular y lo trasladó de urgencia hasta la guardia del Hospital Regional. Debido a las graves heridas que le afectaron distintos órganos vitales, Barría falleció a las 2:15 del domingo, precisaron fuentes oficiales.

En la requisa al Corsa, la Policía encontró manchas de sangre pero ninguna vaina de proyectil u otro indicio que indique que fue baleado en el interior del rodado.

En las inmediaciones de donde residen los padres de Barría la Policía no ha podido hallar hasta el momento cámaras de seguridad privadas y públicas para intentar establecer el recorrido que pudo haber hecho el vehículo.

Desde la Brigada ayer se solicitó a El Patagónico que informe a la población que se buscan testigos del ataque a Barría que ocurrió entre las 15 y las 16:30 del sábado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico