Autoría del doble crimen del San Cayetano podría recaer en uno de los hermanos Tula

Un revólver calibre 32 fue el utilizado para darle muerte a Orlando Remigio Hernández y a Miguel Benítez. Sucedió en medio de la celebración de un bautismo realizado el 19 de octubre en el barrio San Cayetano. El arma habría sido utilizada por Mauro Tula o Jonathan Tula, ambos imputados en la causa. Mientras se aguarda el resultado de otra prueba científica que aportará precisión sobre la autoría, los dos continuarán con prisión preventiva. Ayer también se prorrogó por 30 días el plazo de investigación.

 A pedido de la fiscal general Camila Banfi se llevó a cabo ayer una audiencia en torno al doble homicidio del barrio San Cayetano, que tuvo como víctimas Orlando Remigio Hernández y Miguel Benítez.

El motivo de la audiencia fue para solicitar una prórroga de la investigación, en razón de la proximidad de su vencimiento, además del mantenimiento de la prisión preventiva para los hermanos Mauro y Jonathan Tula. Estos tienen como consorte de causa a Diego Omar Paredes, que se encuentra en libertad con restricciones.

La audiencia se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por el juez penal, Marino Nicosia, quien subrogó a la juez natural, Gladys Olavarría.

En conjunto con la fiscal Banfi estuvo el funcionario de Fiscalía, Cristian Olazábal, mientras que los hermanos Tula fueron asistidos por el abogado particular, Guillermo Iglesias. Paredes, en tanto, recibió el asesoramiento de la Defensora Pública, María Cristina Sadino.

En ese marco la acusadora pública fundó su pedido de prórroga de la investigación al señalar la importancia que reviste la obtención del ADN de los imputados, el cual será cotejado con otras evidencias genéticas extraídas del material secuestrado. Esa prueba científica se producirá en el Centro Patagónico de Investigación (CENPAT) de Puerto Madryn y podría establecer cuál de ellos utilizó el revólver calibre 32 con el que se produjeron los asesinatos.

En cuanto a la medida de prisión preventiva, la acusadora solicitó que se mantenga en el caso de los hermanos Tula. Estimó como suficiente que los dos plazos sean de 45 días, mientras que para Paredes y por tratarse de una situación distinta, requirió que se mantenga la libertad con restricciones en virtud de que no surgieron informes negativos en su caso.

PRORROGA DE LA

INVESTIGACION

A todo esto el abogado particular, Guillermo Iglesias se opuso a la prórroga de la investigación y refirió que hubo inacción por parte de la Fiscalía, por lo que le solicitó al juez que inste a la fiscal a presentar la acusación. En el mismo sentido, agregó que si el juez entiende que debe prorrogarse el plazo, que dicte la libertad de Mauro Tula entendiendo que su situación debe ser comparable con la de Paredes.

Finalmente el juez, tras escuchar a las partes, resolvió prorrogar la investigación y la medida de prisión preventiva para los hermanos Tula por el plazo de 30 días, cuyo vencimiento aclaró que operará de manera automática el 20 de febrero al mediodía.

El doble crimen tuvo lugar durante la madrugada del domingo 19 de octubre cuando se produjo una pelea en la calle 558, entre Lorenzo Rey y 552, del barrio San Cayetano. Allí se celebraba un bautismo y el dueño de casa echó de la vivienda a un individuo que supuestamente estaba drogándose en el baño de la vivienda donde se realizaba la celebración familiar. Ese incidente desencadenó la tragedia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico