Avanza el juicio por mala praxis

Concluyó esta mañana el segundo día del juicio oral y público, que tiene como imputados a los médicos Osvaldo Soria, Sebastián Leguiza y Alejandra Reyes. Entre los siete testimonios de la fecha se destacó el de la médica forense que le practicó la autopsia a la víctima y el de una especialista en anatomía patológica perteneciente al Laboratorio Regional de Investigación Forense.

 El tribunal unipersonal de debate fue integrado por Jorge Odorisio, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Marcelo Cretton, fiscal jefe; la querella fue ejercida por María Adela Raso; la defensa de Soria fue ejercida por Miguel Criado, y la de Leguiza y Reyes por Ricardo Amado, abogado particular y defensor público respectivamente.

Cabe recordar que el hecho ocurrió en el Hospital Regional el 11 de abril de 2013 y tuvo como víctima a Rocío Navarro López, de 33 años. La joven madre ingresó al Hospital Regional con un pre quirúrgico “impecable” para ser sometida a una cirugía programada de útero, pero falleció horas después de ser operada por una hemorragia interna.

En el día de hoy la médica forense Eliana Bévolo se refirió a la autopsia practicada al cuerpo de la víctima y estableció como probable causa de muerte un “shock hemorrágico”. En el análisis interno encontró un “hemotórax bilateral y hemoperitoneo”. Asimismo se refirió a un daño alveolar difuso en los pulmones que provocó una insuficiencia respiratoria aguda. Ello llevó a un “síndrome de distress respiratorio del adulto” que fue desencadenante de una “politransfusión y un shock hipovolémico hemorrágico”. También recordó que “todas las suturas” de la intervención quirúrgica “estaban correctas”.

Por su parte Verónica Herrero Ducloux, médica especialista en anatomía patológica presentó las conclusiones del estudio histopatológico que realizó. Recibió las muestras extraídas en la autopsia y no encontró anomalías que desencadenaran la hemorragia. Tampoco una alteración que sugiriera una patología. Sí en el análisis de los pulmones los encontró compactos, de una coloración heterogénea y con los espacios aéreos hemorrágicos. “Es decir que el pulmón presentaba una hemorragia franca y un daño alveolar difuso”, concluyó la patóloga.

Seguidamente se escuchó la palabra de una familiar de la víctima y otra amiga de ella.

Entre los testigos de descargo declaró una licenciada en obstetricia que aquel día estaba de guardia con el Dr. Leguiza. Indicó que el médico acudió al cuidado de la paciente cuando le dieron aviso de que se había descompensado. De igual forma declaró un médico residente que vio cuando se presentó una enfermera para ver si podía revisar a una paciente y la Dra. Reyesse dirigió a la sala. Finalmente se escuchó a la médica anestesista que intervino en la primera cirugía programada afirmando que la paciente reaccionó muy bien a la anestesia y que la intervención fue sin complicaciones.

Para mañana miércoles se esperan los últimos cuatro testimonios y luego la incorporación de la prueba documental del caso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico