Ayer hubo robos en diversos barrios

Tres robos, dos de ellos a mano armada que se produjeron en distintos barrios de la ciudad, son investigados por la Brigada de Investigaciones de la Policía local.
El primero ocurrió sobre el mediodía en la sucursal de la panadería y confitería La Palmera, que está ubicada sobre Avenida Rivadavia entre Viamonte y Alem, a escasos metros de la Seccional Segunda de Policía.
Allí, de acuerdo a los datos que pudieron obtenerse, un sujeto sorprendió a la empleada que en ese momento estaba sola, arrebató la caja registradora y salió a toda carrera fuera del local, por la avenida y en el sentido contrario a la comisaría. Según trascendió, el contenido de la caja de la panadería era de un total de 200 pesos.
Más tarde, cuando daban las 19, un repartidor de golosinas vivió el susto de su vida al ser amenazado con un arma de fuego. Juan Paredes, quien trabaja para la firma Terebeiko, se detuvo afuera del mercadito que se encuentra en Francisco Behr y Bahamonde, donde debía efectuar una de las descargas que comprende su itinerario habitual.
Cuando el trabajador descendió del vehículo y abrió la caja de su vehículo, fue sorprendido por un delincuente armado. En cuestión de segundos, el agresor sustrajo la billetera de Paredes, quien la entregó pacíficamente temiendo por su vida.
Conforme se estableció en ese momento, la recaudación del repartidor ascendía a 1200 pesos. Antes de huir, el ladrón obligó a Paredes a subirse a la camioneta y trabó la puerta, aunque el agredido logró zafarse en breve y pedir ayuda. Horas más tarde el personal de la Brigada de Investigaciones y de la Seccional Quinta de policía efectuaban las averiguaciones pertinentes.
Finalmente, a las 19:15, en el comercio «Bodega 2» que está ubicado en Lisandro de la Torre y Crónica, tres sujetos amenazaron al propietario con un arma de fuego, en un accionar que se produjo en cuestión de minutos.
Según lo que trascendió, el trío se llevó del lugar 400 pesos que había en la caja registradora. En el momento en el que se produjo el atraco, el dueño del local se encontraba atendiendo al público, aunque no se produjeron hechos de violencia contra las personas que allí estaban.
Horas más tarde, el personal de la Seccional Cuarta y de la Brigada de Investigaciones reunía indicios en el lugar del hecho y a la vez efectuaban recorridos por la zona a fin de dar con los autores del robo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico