Banquina política: el deporte no siempre une a la gente

No aclare que oscurece
El gobernador Mario Das Neves dijo el lunes que los dirigentes de Gimnasia y Esgrima “se fueron de boca, ya que el Estado provincial ha hecho una serie de ayudas al club que ascienden a más de tres millones y medio de pesos y no pueden decir, alegremente, que la Provincia no los acompaña”.
Además, el gobernador aportó a su agitada relación con la dirigencia un comentario picante: “ojalá a la plata no se la lleven toda los negros (en alusión a los refuerzos extranjeros del club, aunque estos nunca son más de tres)”.

¿Y Chubut Vóley?
Claro que durante su paso por Comodoro de comienzos de semana al gobernador Das Neves se le recordó que mientras al deporte de Comodoro le retaceaba fondos, solventaba la experiencia de Chubut Vóley cuyos beneficios son por lo menos discutibles. “Eso también ya fue”, contestó escuetamente el mandatario al periodista que lo interpeló.

Riña de gallos I
Precisamente, en estas horas convulsionadas que afrontaron los dirigentes del club Gimnasia y Esgrima con funcionarios provinciales, se produjo un encontronazo cuerpo a cuerpo entre el ex presidente de la entidad deportiva y hoy electo concejal por el FPV, Juan Pablo Luque, y el ministro Coordinador de Gabinete de Chubut, Pablo Korn.
Todo sucedió cuando el funcionario provincial convocó a los dirigentes del “verde” al hall del aeropuerto General Mosconi y allí se cruzaron los muchachos, de impecable saco y corbata cada uno. Luque le dijo a Korn que si estaba apurado que se vaya por donde vino y Korn le habría contestado: “vos calláte, payaso”.
De ahí en más, se desacomodaron las corbatas y cuando estaban frente a frente intervino personal de la Policía Aeronáutica Argentina. Quienes estaban ahí aseguran que ninguno de los dos aflojó y que la situación se calmó recién cuando ambos fueron retirados del lugar de la frustrada reunión.

Riña de gallos II
En otro duelo de pesos pesados, cuentan por ahí que dos vecinalistas de larga trayectoria en la zona sur de la ciudad se cruzaron duro en una reunión convocada por el municipio.
El encuentro, presidido por Sergio Bohe, Roddy Ingram, Mariano Almirón e incluso directivos de la Sociedad Cooperativa de Comodoro Rivadavia, tenía como misión renegociar las deudas de las asociaciones vecinales con la SCPL.
Sin embargo, Roberto Varela del Máximo Abásolo y Félix Toro del José Fuchs se desafiaron delante de los funcionarios y se invitaron a salir afuera para arreglar las diferencias “a lo hombre”. Desde “drogadicto”, “gordo puto” y “alcahuete”, los muchachos se tiraron con munición gruesa y pocos entendían lo que pasaba, dado que estaban más preocupados en saldar viejas cuentas personales que las deudas institucionales con la Cooperativa.

Roja para Castrilli
Javier Castrilli, candidato a jefe de Gobierno porteño, no pudo votar el domingo pasado en la Capital Federal debido a que no figuraba en los padrones de la Ciudad, confirmaron sus voceros. El ex árbitro de fútbol, representante de Acción Ciudadana y otrora referente de Mario Das Neves, se vio imposibilitado así de cumplir con el eslogan de su campaña: “vótese a sí mismo”.
El “Sheriff” dijo que toda su vida vivió en Capital Federal y detalló que no pudo hacer el cambio de domicilio a tiempo para poder votar en el distrito en el cual era candidato. “Todos tuvieron la posibilidad de votarse a sí mismo, menos yo”, reflexionó.

Del bombo a las cornetas amarillas
El “dasnevismo”, principalmente su jefe político Mario Das Neves, celebró como propio el triunfo de hace una semana de Mauricio Macri en Capital Federal. Cuentan que Das Neves estaba eufórico y que el festejo incluyó globos, pitos y cornetas amarillas. En este contexto, quien aspira a ser vicepresidente de Eduardo Duhalde retomó sus críticas al gobierno nacional por ciertos manejos.
“Estas actitudes hacen que todo se caiga, como se cayó en Buenos Aires y va a seguir cayendo en Santa Fe y Córdoba”, auguró el chubutense.
Muchos se acuerdan que el mismo Das Neves, no hace mucho tiempo atrás, prefería irse a su casa antes que acordar con el jefe de gobierno porteño. En su última visita a Comodoro Rivadavia, Das Neves remató: “lo que pasó en Capital Federal con Macri es lo que se viene en todo el país”.

Y eso que era su límite
Curiosamente, hasta no hace mucho Mario Das Neves decía a quien quisiera oírlo que podía sellar acuerdos con muchos políticos, pero que Mauricio Macri era su “límite”. Claro que lo mismo decían, entre otros, Elisa Carrió y Ricardo Alfonsín, y a los que por estos días se los ve exultantes, más por la derrota de Daniel Filmus en la Capital Federal que por algún acierto propio. Son como esos hinchas de River que hasta hace algunos años se alegraban por un eventual traspié de Boca en la Libertadores de América.

Poco más del 1 por ciento
De todos modos, no hay que perder de vista que tanto Mario Das Neves como Eduardo Duhalde, antes de pedir el “voto útil” por Macri, tenían candidatos propios a jefe de Gobierno porteño.
El del chubutense era Javier Castrilli, quien obtuvo el 0,79% de los votos, en tanto el del que dijo “el que depositó dólares, recibirá dólares” era Jorge Todesca, quien cosechó el 0,29%. Es decir que no se está muy errado si se afirma que la fórmula de Unión Popular sacó en total el 1,08% en las elecciones de hace una semana en Capital Federal.

Antes del veto
El diputado justicialista, Miguel Montoya, le apuntó directamente al jefe de Gabinete provincial, Pablo Korn, por el polémico proyecto que proponía terminar con las intervenciones en todos los entes autárquicos y en aquellas sociedades con participación estatal.
Antes del anuncio del veto por parte de Mario Das Neves, Montoya ironizó con que Korn “tiene la lista de los jóvenes desocupados” a partir del 10 de diciembre y que para ubicarlos en esos cargos habría impulsado el acuerdo con el radicalismo.

Cabeza de turco
Lo cierto es que otra vez Mario Das Neves debió pagar el costo político por una decisión inapropiada de un colaborador. Al parecer, Pablo Korn habría querido anotarse un punto y solo logró que su jefe debiera pagar el costo político del veto, asumiendo el error ante los propios diputados a los que el ministro Coordinador había hecho levantar la mano.
Ahora no son pocos los que reclaman la renuncia del joven funcionario que desde diciembre será concejal en Trelew, cargo al que accedió por ir segundo en la boleta, detrás de Pablo Das Neves y de Máximo Pérez Catán, quien desde ese mes será el nuevo intendente.
En la semana que pasó, y quizá como consuelo para superar el mal trago, Korn se fue unos días a México. Dicen que no muy lejos de donde residía a comienzos de siglo, cuando su suegro lo fue a buscar para que fuera su secretario privado.

Las cosas en su lugar
Un día después de que su jefe político, Néstor Di Pierro, mantuvo una reunión institucional con el intendente saliente, Martín Buzzi, el viceintendente electo, Carlos Linares, salió con los tapones de punta y enumeró las “enormes” diferencias que existen entre la actual gestión municipal y lo que se pondrá en marcha desde diciembre.
Lejos de la camaradería que mostraron Di Pierro y Buzzi, quien presidirá el Concejo desde diciembre recordó que en el municipio se pagan 240 mil pesos por mes en alquiler de autos, otra cifra “disparatada” en el uso de celulares y existe un total de 200 puestos políticos que se irán con Buzzi cuando termine su gestión.
De remate Linares anunció que, salvo Deportes, se eliminarán los entes municipales (Turismo, Conocimiento y Cultura).

Cuando el silencio es salud
En el círculo íntimo de Mario Das Neves existiría cierto malestar con más de un ministro, secretario, subsecretario y otros altos funcionarios porque en los últimos días parecen exhibir una morosidad llamativa, o bien padecer de una momentánea sordera. Es que a pesar de algunos pedidos --algunos sutiles y otros lisa y llanamente explícitos-- de que salgan a cuestionar el viraje de Martín Buzzi, por ahora todo es silencio. Son pocos los osados; sólo aquellos de acendrado dasnevismo, mientras los más están pensando en que si en los próximos cinco meses hacen bien las cosas, crecerían sus posibilidades de conservar un lugarcito al calor del poder.

Decilo, Martín, decilo
Martín Buzzi ya fue claro. Como gobernador electo de Chubut avala la reelección de Cristina Kirchner, mal que le pese a su ex mentor, que va como precandidato a vicepresidente de Eduardo Duhalde en la Unión Popular. Sin embargo, el primer candidato a diputado nacional por Chubut del FPV, Carlos Eliceche, sigue pidiéndole más gestos al actual intendente de Comodoro. Parece que hasta que no llegue a la foto de ambos con Cristina no va a parar con sus demandas hacia quien lo venció en las urnas por poco más de 300 votos.

Por las dudas
Otro que ha variado el tono en los últimos tiempos es el intendente de Puerto Pirámides, Alejandro Albaini, quien el jueves durante el acto por el aniversario de esa localidad pidió disculpas públicas a quien pudo haberle caído mal cierto airado reclamo que alguna vez hizo. En este contexto, algún atento observador recordó que a quien más había cuestionado Albaini había sido a la subsecretaria provincial de Turismo, Florencia Papaiani, esposa del próximo vicegobernador, Gustavo Mac Karthy.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico