Berlocq abre el fuego en la Davis ante Kohlschreiber

El primer punto se juega desde las 11. En segundo turno se medirán Mónaco y Mayer. Mañana, en el dobles, Nalbandian y Zeballos se enfrentarán a Kohlschreiber y Kas. El domingo jugarán Mónaco-Kohlschreiber y Berlocq-Mayer.

Carlos Berlocq iniciará hoy una nueva ilusión para el tenis argentino en la Copa Davis, cuando enfrente al alemán Philip Kohlschreiber en el primer punto de la serie al mejor de cinco entre ambos países, en el estadio Mary Terán de Weiss y por la ronda inicial del Grupo Mundial 2013.
Berlocq, nacido en Chascomús y ubicado en el puesto 70 del ránking mundial, se medirá a partir de las 11 con el teutón Kohlschreiber (19), el mejor jugador del equipo visitante, según deparó el sorteo del orden de juego efectuado ayer a la mañana en el escenario ubicado en el barrio porteño de Villa Soldati.
A continuación de este cruce se jugará el segundo punto entre el tandilense Juan Mónaco (12) y el germano Florian Mayer (28), según anunciaron los capitanes Martín Jaite por el equipo argentino, y el debutante Carsten Arriens de los europeos.
La eliminatoria continuará mañana desde las 13 con el punto de dobles entre David Nalbandian (88) y Horacio Zeballos (71) ante Kohlschreiber y Christopher Kas, 69 en el ranking de dobles, su especialidad.
El domingo, nuevamente desde las 11, jugarán Mónaco ante Kohlschreiber y luego se anunció a Berlocq frente a Mayer, aunque los capitanes de cada equipo tienen la potestad de cambiar de jugador hasta una hora antes de cada partido, y podrían hacerlo de acuerdo a cómo vaya el marcador de la serie.

SERIE COMPLICADA
El ganador del cruce entre argentinos y alemanes enfrentará entre el 5 y 7 de abril a Francia o Israel, que se cruzarán desde hoy en la ciudad gala de Rouen.
Si Argentina supera a los teutones, avanzará a cuartos de final y en ese caso sería local ante Francia y visitante si el rival es Israel, mientras que si pierde la serie de este fin de semana deberá revalidar su permanencia en el grupo de elite en setiembre, es decir que jugará por la permanencia.
Esa situación de revalidar su plaza, no se dio nunca desde que Argentina logró el ascenso al Grupo Mundial en 2001, y ahora es una posibilidad a la que se llegó por la capacidad del rival, el equipo alemán, y sobre todo por la ausencia de Juan Martín Del Potro, séptimo en el ranking mundial y “as de espadas” del equipo.
El tandilense Del Potro anunció a fines de diciembre que no jugaría la Davis durante todo el año (esgrimió como motivo que daría prioridad al circuito) y entonces, una serie que se presumía accesible se tornó incierta.
Es que Kohlschreiber es un muy buen tenista, de golpes planos, versátil y con la particularidad de que su juego se adapta a todas las superficies, de hecho los cuatro torneos de la ATP que ganó en su carrera fueron sobre suelo distinto: dos en Munich sobre polvo de ladrillo, uno en Auckland sobre cemento y el restante en Halle, en césped.
Sin dudas que Kohlschreiber es el rival a vencer y así lo entendió Berlocq, quien apenas le ganó una vez de las cuatro que se enfrentaron.
“Creo que llego muy bien preparado y debo manejar la presión que significa abrir la serie. Conozco bastante a Kohlschreiber y tengo claro que debo estar al ciento por ciento para ganarle”, anticipó Berlocq al ser consultado por Télam en la sala de prensa del escenario ubicado en Soldati.
El segundo punto de la serie lo asumirá Mónaco, quien deberá sortear tres dificultades que se le presentan en el mejor momento de su carrera.
El tandilense deberá sobreponerse primero al historial desfavorable de 5-1 ante Mayer, también lidiará con la responsabilidad de cargar con el peso del equipo por su ranking y la ausencia de Del Potro, y por último tendrá que disimular la falta de ritmo tenístico.
Es que “Pico” jugó apenas un partido en lo que va del año: la derrota ante el ruso Andrey Kuznetzov por la primera ronda del abierto de Australia.
El tandilense sufrió una lesión en la mano derecha de la que está recuperado y, si logra mantener el nivel con el que cerró 2012, debería darle el punto al equipo argentino.
“Tendré un partido duro pero estoy con confianza, porque durante la semana entrené bien. Existe mucho compañerismo y compromiso en el equipo, y fe es lo que sobra”, destacó Mónaco, quien asumirá la gran responsabilidad de ganar sus dos puntos para que Argentina tenga chances en la eliminatoria.
Alemania, que también tendrá una baja, la del carismático Tommy Haas (22), quien a los 34 años selecciona muy bien cada torneo que juega y evitó el desgaste que le hubiera significado la Davis sobre polvo de ladrillo, sabe que Mónaco es el rival a vencer y que en el dobles cuentan con una pequeña luz de ventaja.
En ese sentido, la dupla Kohlschreiber-Kas conquistó a principios de enero el ATP de Doha, mientras que Nalbandian y Zeballos no juegan juntos desde marzo de 2010, cuando vencieron a Robin Soderling y Robert Lindstedt en Estocolmo, en la serie que Argentina le ganó a Suecia por 3-2.
De todas maneras, Nalbandian, pese a que no compite en forma oficial desde agosto del año pasado por distintas lesiones, es un tenista “copero” y se espera de él un plus en el punto de dobles y, por qué no también, que entre a la cancha a definir si es necesario en un eventual quinto punto.
Los alemanes, tres veces campeones de la Davis, en 1988, 1989 y 1993, no son el equipo temible de las épocas de Boris Becker y Michael Stich, pero toman a los argentinos en un momento complicado y por eso la serie se presume muy pareja.
Argentina, tras haber llegado a las semifinales el año pasado, deberá tener un fin de semana inspirado y sobreponerse a la ausencia de su gran figura, para poder cantar victoria y comenzar a soñar otra vez con la posibilidad de conquistar la históricamente esquiva “Ensaladera de Plata”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico