Beto Márcico acusado de estafa inmobiliaria

Un ex compañero de Boca lo denunció y el ex jugador de Boca fue citado por el juez Fernando Caunedo tras una causa que comenzó en 2019 por un emprendimiento en la calle Migueletes. Su hijo también es parte de la imputación.

La denuncia es grave y la Justicia considera que las pruebas que constan en el expediente son contundentes. Se trata de una presunta estafa inmobiliaria con 16 departamentos que lleva más de tres años y que tiene como principal acusado al ex jugador e ídolo de Boca Alberto “Beto” Márcico, dedicado a este rubro desde que colgó los botines. En la causa también está imputado uno de sus hijos y ambos prestarán declaración indagatoria tras una citación del Juzgado N°39 del juez Fernando Caucedo, luego de una investigación del fiscal Andrés Madrea.

La acusación puntual es por haber vendido dos veces los mismos departamentos y la inició un ex compañero de vestuario de Márcico.

UN EXCOMPAÑERO

Luego de 18 años de carrera en el fútbol y de haber vestido por 4 temporadas la camiseta de Boca y de haberse convertido en ídolo xeneize, Alberto Márcico decidió abandonar el fútbol. Rápidamente cambió de rubro y comenzó un negocio como desarrollador inmobiliario que, según cuentan personas que conocieron al “Beto” luego del retiro, le trajo importantes ganancias y bienestar económico. La actividad del ex futbolista consistía en construir edificios y vender los departamentos junto a un grupo de socios y a su hijo Lucas.

El negocio le funcionaba bien hasta que en 2011 llegó el comienzo de la caída o de, al menos, serios problemas judiciales. Ese año llegó la primera denuncia que fue realizada por el ex arquero cordobés y compañero de Márcico en el vestuario de Boca, Martín Herrera.

Según consta en esa denuncia, mediante una SRL, Márcico le vendió cinco departamentos a su ex compañero, las unidades 8 y 9 de un edificio ubicado en calle Roosevelt 3607 por un total de 160 mil dólares y tres departamentos del edificio de Migueletes 1268 por 575 mil dólares.

En su declaración en la Justicia en calidad de testigo y damnificado, Herrera contó que nunca logró tomar posesión de los departamentos. Contó que como vivía en Córdoba se le hacía difícil la comunicación con Márcico que estaba en Buenos Aires. “Siempre me pateaba para adelante. Me decía que no me los podía dar porque tenía que solucionar unos problemas. Así fueron varios meses”, contó a la Justicia.

Cuando el ex arquero comenzaba a inquietarse le llegó, por medio de un amigo, una información que terminó por confirmar sus peores sospechas. Le dijeron que los departamentos que él le había comprado a Márcico en los dos edificios habrían sido revendidos a otras personas y que incluso ya habría gente viviendo en los domicilios.

El damnificado lo terminó de comprobar cuando viajó de urgencia a Buenos Aires y se entrevistó con un tal Ariel Rodríguez, que se presentó como representante de la inmobiliaria, y le confirmó que las unidades habían sido vendidas.

“Los departamentos que compró Herrera no tenían la aprobación de ‘final de obra’; por eso no estaban escriturados e inscriptas las ventas pero efectivamente Márcico realizó operaciones ya sea de venta o alquiler sin el consentimiento de su ex compañero. La sociedad en cuestión está integrada tanto por Alberto Márcico como por su hijo Lucas”, señala una fuente de la investigación a Infobae.

OTRA ESTAFADA

Luego de algunos años de investigación, la causa de Herrera quedó estancada y sin mayores novedades hasta que a fines del 2018 se realizó una nueva denuncia contra Márcico. En este caso la denunciante es una mujer llamada Martha Zulema R. Según denunció a la Justicia, el ex jugador habría cometido un nuevo engaño de la misma forma, la víctima fue una mujer.

La mujer adquirió, a un muy buen precio, 16 departamentos de un tercer edificio construido por la empresa de Márcico ubicado en la calle Benito Quinquela Martín 1753.

“Dicha operación se pactó el día 18 de noviembre de 2016 mediante la confección del Convenio de Reserva y Promesa de Venta”, asegura un documento al que accedió.

"Posteriormente, el día 1 de septiembre de 2017 se retomó dicho convenio y se concretó la adquisición de 16 departamentos y seis cocheras. Para ello se suscribieron 16 boletos de compra-venta correspondientes. La fecha límite para la entrega de la posesión sería el día 1 de mayo de 2018, lo que no se cumplió, razón por la cual Martha Zulema R. comenzó a realizar diversos reclamos de manera informal, los cuales luego formalizó a través de sendas cartas documento”, señala en un escrito el fiscal Andrés Madrea que lleva ambas causas, ya unificadas en un solo expediente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico