Boca le arrojó un balde de agua helada a Independiente

Pese a la derrota, el ‘Rojo’ se mantiene en el primer lugar. A los 2' Denis había puesto en ventaja al dueño de casa y Rodríguez había empatado a los 17' con un gol en contra. En el minuto inicial del segundo tiempo desniveló Palermo. A los 23' Gracián estiró la diferencia xeneize mientras que a los 28' llegó el descuento de Matheu.

Buenos Aires (Télam)
Boca ratificó su paternidad durante el último lustro sobre el todavía líder del torneo Apertura, Independiente, y ayer le quitó el invicto en cancha de Racing Club al vencerlo por 3-2 con una actuación sólida y convincente.
Los boquenses se repusieron rápidamente de la prematura ventaja alcanzada por Independiente cuando el reloj apenas marcaba los dos minutos de partido, ya que solamente un cuarto de hora después Guillermo Rodríguez, en contra, batió a su arquero Fabián Assman.
El empate dejó la sensación de que Boca iba a mostrar sus credenciales como en cada parada brava que le toca afrontar, y efectivamente así lo hizo en el devenir del partido.
El primer tiempo se fue en un ida y vuelta sin demasiadas aristas emotivas, pero con el pitazo de Carlos Maglio, al minuto del segundo período los dirigidos por Miguel Angel Russo volvieron a exhibir sus credenciales ganadoras con un cabezazo de Martín Palermo que dejó parado a Assmann.
De allí en más Boca manejó los tiempos del partido, muy a pesar del ayer flojo rendimiento de Pablo Ledesma, aunque empezó a encontrar en esa segunda mitad a Gracián, el sustituto de Juan Román Riquelme, máxime cuando en las próximas horas podría definirse si 'Romy' pasa al Atlético de Madrid.
El ex Vélez ingresó antes de los diez minutos por un Jesús Dátolo de buena tarea y a los 23' convirtió un golazo, el que selló la victoria, con una excelente maniobra personal en la que dejó desairado primero a Guillermo Rodríguez (el uruguayo tuvo una tardecita de aquellas) y luego eludió con categoría a Assmann para marcar el tercero.
Parecía cosa juzgada y en realidad así tendría que haber sido, pero a Russo le pareció que el rápido descuento de Matheu, con un cabezazo, era un síntoma de que Boca se iba a complicar con un presunto juego aéreo del que en realidad Independiente carece.
Y por eso sacó inexplicablemente a Claudio Morel Rodríguez e hizo debutar en su lugar a un mucho más alto Gabriel Paletta, lo que sí complicó a la última línea visitante, y no precisamente por culpa del ex Banfield.
Por eso en los últimos minutos Independiente dispuso de un par de oportunidades interesantes para empatar, algunas incluso aventadas por el propio Paletta, como en una acción en la que el ingresado Ismael Sosa estuvo muy cerca de convertir.
Pero ya con el resultado puesto, estas variantes fueron anécdota, el triunfo tapó todo y Boca se puso otra vez en plena carrera rumbo al título, algo que podía ponerse relativamente en duda después de un par de traspies iniciales.
Pero «Boca es Boca» y los de Independiente, que no le ganan desde 2004, cuando aquel 4-0 posterior a los 40 partidos invictos con Carlos Bianchi como técnico, ayer volvieron a sufrirlo en carne propia.
Fue un baño de realidad para el campeonato en definitiva, porque ni Independiente era tanto pese a esa racha victoriosa de las primeras cuatro jornadas, ni los ‘xeneizes’ tan poco como para dudar de su jerarquía porque les costó ganarle a San Martín de San Juan en la propia Bombonera.
A partir de este encuentro las cosas volvieron a ponerse en su lugar para ambos y el campeonato seguramente tomará un rumbo más lógico, obviamente con Boca en el camino.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico