Bolivia: se acentúa el conflicto por actitud de gobernadores

El Gobierno de Bolivia advirtió ayer que la postura “radical” de los gobernadores pone “en duda” el proceso de diálogo iniciado para resolver la crisis política del país. En una carta abierta publicada en el periódico La Razón, el vicepresidente Alvaro García Linera indica que “la comisión entró en un cuarto intermedio” tras la falta de acuerdo en la última reunión con los gobernadores regionales.

La Paz (Télam)
En ese cónclave, celebrado el viernes, se debía tratar la compatibilización de la Constitución y los estatutos autonómicos impulsados en las regiones opositoras de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando.
También el viernes pasado, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, entregó una carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, donde pedía a esa entidad revisar “los sucesos jurídicos” que encaminaron la aprobación del proyecto constitucional.
Seis de los nueve gobernadores de Bolivia consideran “ilegal” la nueva Constitución porque, según dicen, “fue elaborada faltando a todos los procedimientos”.
En artículo publicado ayer, el vicepresidente invita a las regiones a reanudar el diálogo para, en primer lugar, analizar la estructura y organización territorial del Estado, y en segundo término, identificar los artículos de la nueva Constitución y los estatutos “que aún fueran compatibles”.
García Linera expresó que el Gobierno tiene una “voluntad indeclinable de continuar con el diálogo” y deja abierta la posibilidad de tratar otros temas.
El proceso de diálogo entre Ejecutivo y regiones se dividió en dos comisiones, una política para tratar la armonización de la nueva Constitución y los estatutos autonómicos y otra económica para debatir el recorte que el Ejecutivo quiere aplicar a los ingresos petroleros de las regiones para financiar una ayuda directa a los mayores de 60 años.

DERECHA “CONECTADA”
Por otra parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció que grupos opositores de derecha en Ecuador y Bolivia están “conectados” para “torpedear” a ambos gobiernos mediante proyectos separatistas.
“Entre la oligarquía de Guayaquil y la de Santa Cruz incluso hay acuerdos firmados para llevar a esas regiones a autonomías que en verdad son separatismos”, afirmó Correa en su programa semanal de radio, recogido por la agencia boliviana de noticias ABI.
Correa, quien el jueves pasado enfrentó en Guayaquil la primera protesta masiva contra su gestión, señaló que detrás de las expresiones de descontento en las ciudades más prósperas de ambos países “hay una estrategia regional para impedir que los gobiernos progresistas pueden hacer cambios”.
Las protestas en Guayaquil y en Santa Cruz, en el oriente de Bolivia, están encabezadas por funcionarios locales que cuentan principalmente con el apoyo de dirigentes empresariales, agregó el mandatario.
Correa aseguró que, en el caso ecuatoriano, el plan está orientado a hacerlo perder el referendo al que será sometida la constitución que redacta la Asamblea Constituyente.
El presidente consideró igualmente que las derechas de Guayaquil y Santa Cruz “son muy parecidas”, porque “han dominado por mucho tiempo la economía y la política; son extremadamente opulentas, semiignorantes y elitistas, y comparten la misma burla respecto del socialismo del siglo XXI”.
“Para que vean la burla de la oligarquía (ecuatoriana), nos ponen como Los Tres Chiflados a (el presidente venezolano) Hugo Chávez, (al boliviano) Evo Morales y al suscripto (Correa), porque creen que nos van a ofender, cuando el camino al socialismo del siglo XXI y los gobiernos progresistas están a lo largo y ancho de esta región”, concluyó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico