Brasil: Dilma asumió y apuntó duro contra la corrupción

La mandataria del país vecino asumió tras vencer al opositor socialdemócrata Aecio Neves con una leve ventaja del 3% de votos. Durante su jura, Rousseff prometió “promover el bien general del pueblo brasileño” así como también mantener “la integridad y la independencia” de su país.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, asumió ayer su segundo mandato de cuatro años, con el que completará 16 años ininterrumpidos de gobiernos del Partido de los Trabajadores, y se comprometió al prestar juramente ante el pleno de la Cámara de Diputados a “mantener, defender y cumplir la Constitución; observar las leyes; promover el bien general del pueblo brasileño, sustentar la unidad, la integridad y la independencia de Brasil, así lo prometo”.

Tras el juramento de Rousseff, de 67 años, su vicepresidente, Michel Temer, un abogado de 74 años, asumió el mismo compromiso.

Luego de las fórmulas de rigor en una ceremonia abierta con la interpretación del himno nacional por parte de la banda de fusileros navales, el presidente del Senado, Renan Calheiros, declaró a Rousseff y a Temer investidos como presidenta y vicepresidente de Brasil, respectivamente, por los próximos cuatro años.

Entre las primeras frases fuertes de su discurso, Dilma dijo: “A partir de 2015 vamos a garantizar que el mercado privado de crédito a largo plazo se expanda”.

“Acabaremos con el abismo tributario que hace que los pequeños negocios tengan miedo de crecer”, añadió.

“No tengo miedo de enfrentar la lucha contra la corrupción. Los brasileños quieren más transparencia, más salud, más educación e igualdad”, agregó.

En este sentido, profundizó: “La corrupción ofende y humilla a los empresarios y trabajadores. La corrupción debe ser extirpada”

Los actos comenzaron con la llegada de Rousseff a la Catedral de Brasilia, situada en el inicio de la Explanada de los Ministerios.

Tras prestar juramento ante el pleno bicameral y las delegaciones extranjeras, Rousseff pronunció el primer discurso de su nuevo mandato.

La mandataria del país vecino asumió tras vencer al opositor socialdemócrata Aecio Neves con una leve ventaja del 3% de votos.

Durante su jura, Dilma Rousseff prometió “promover el bien general del pueblo brasileño” así como también mantener “la integridad y la independencia” de su país.

La presidenta de Brasil resaltó los logros de su primer período y remarcó los éxitos de su antecesor, Luiz Inácio da Silva. “Nunca tantos brasileños lograron empleo, mandaron a sus hijos a la universidad o salieron de la pobreza”, insistió Rousseff en su discurso.

La mandataria aseguró que probará que se pueden hacer políticas sociales y mejorarlas. Sin embargo, remarcó que necesita “que la sociedad tenga paciencia y coraje para vencer los obstáculos”.

“El pueblo quiere salud, seguridad, más transparencia y quiere combatir –especialmente– la corrupción. Vamos a democratizar cada vez más, necesitamos equilibrio”, prometió Rousseff.

Rousseff anunció, además, que aplicará medidas de ajuste económico para contrarrestar el débil crecimiento durante los cuatro años de su primer gobierno. “Más que nadie sé que Brasil necesita volver a crecer, los primeros pasos de ese camino pasan por un ajuste en las cuentas públicas, un aumento en el ahorro interno, ampliación del crecimiento y elevación de la productividad de la economía”, sostuvo. En ese sentido, agregó: “Haremos eso con el menor sacrificio posible para la población, en especial para los más necesitados”. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario