Brenda Vargas no aceptó un abogado público y se postergó la audiencia

Tras ser recapturada el jueves, Brenda Vargas ya está detenida a disposición del Juzgado de Ejecución para continuar con el cumplimiento de su condena. Ayer se esperaba que fuera imputada en el marco de la causa por el homicidio de Néstor Vázquez, pero la joven se negó a recibir la asistencia técnica de la defensa pública y la jueza le otorgó un plazo máximo de 10 días para designar defensor particular.

Olga Cañupán, madre de Néstor Vázquez, esperó desde las 10 de ayer que se llevara a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, la audiencia contra Brenda Vargas y de esa manera iniciar una investigación sobre la participación que tuvo en el homicidio del exdelegado de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), asesinado el 17 de marzo de 2014 en la cancha del Club Roca.

A pocos minutos del mediodía fueron convocadas las partes a la audiencia. El acto fue presidido por la jueza penal, Mariel Suárez, mientras que la representación del Ministerio Público Fiscal estuvo a cargo de la funcionaria Inés Bartels. En tanto que Vargas solo estuvo acompañada por la policía. Es que se negó a recibir asistencia técnica por parte de la Defensa Pública porque tiene abogado particular, aunque no fue designado hasta el momento.

En virtud de ello y en razón del derecho de defensa que le asiste, la audiencia no pudo concretarse y la jueza resolvió la postergación, otorgándole un plazo total de 10 días para la designación de un representante legal. En caso contrario deberá ser asesorada por la defensa oficial.

Vargas fue detenida en la zona céntrica durante la tarde del jueves, luego de permanecer prófuga durante 47 días. La condenada había sido beneficiada con salidas transitorias y en la segunda de ellas no volvió a su lugar de alojamiento carcelario.

SU CONDENA

En el marco de un juicio abreviado que fue homologado el 26 de octubre de 2017, Brenda Vargas recibió una pena unificada de 4 años y 6 meses de prisión. La joven fue detenida por haber amenazado a su expareja con un arma de fuego y estando detenida le abrieron otros tres legajos, dos de ellos por provocar incendios en su lugar de alojamiento y el otro por tirarle agua hirviendo a una policía.

El acuerdo de juicio abreviado fue elaborado por el fiscal Héctor Iturrioz y la imputada fue asistida en esa ocasión por el abogado adjunto de la Defensa Pública, Ariel Quiroga. La homologación estuvo a cargo del juez penal, Jorge Odorisio.

La joven que tuvo notable protagonismo en la causa que investigó a los sospechosos del homicidio de Néstor Vázquez, ingresó detenida por amenazar con un arma de fuego, considerada de guerra, a su expareja, a quien le reclamaba dinero. Esa causa fue calificada como portación de arma de fuego de guerra sin la debida autorización legal y amenazas agravadas por el uso de arma de fuego.

Ese fue el delito más grave pero no fue el único, porque estando detenida le abrieron otros tres legajos de investigación que fueron incluidos en el acuerdo de juicio abreviado, dos de los cuales fueron incendios intencionales y el restante por quemar a una celadora con agua.

Cada uno de los delitos fue admitido por Vargas, quien aceptó su responsabilidad y el monto de la pena, la cual se fijó en cuatro años. No obstante, la imputada ya contaba con una condena firme que data de mayo de 2014, ocasión en la que recibió tres años de prisión de cumplimiento efectivo, aunque obtuvo la libertad condicional el 30 de diciembre del mismo año.

En razón de ello se tuvo en cuenta que los hechos llevados a proceso fueron cometidos en el período de libertad condicional, por lo que le fue unificada la pena en una condena de 4 años y 6 meses de prisión de efectivo cumplimiento.

ENCUBRIMIENTO

En lo que respecta a la audiencia en la que sería imputada por el presunto encubrimiento del homicidio de Néstor Vázquez, estaba programada inicialmente para el 14 de diciembre a las 11, pero se fugó días antes.

En el juicio por ese homicidio, Vargas había oficiado de testigo, pero cambió su declaración en la última etapa del debate y fueron absueltos los presuntos homicidas por el beneficio de la duda.

En el juicio Vargas alegó que había culpado a Claudio “Gallo” Vera -uno de los acusados, junto a Miguel Alberto Baeza y Misael Javier Henríquez-, por despecho.

Sin embargo, su argumento no convenció a la Fiscalía ni la querella de la familia Vázquez que decidieron imputar a la joven por encubrimiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico