Bureau de Convenciones: analizan la crisis del museo del petróleo

Mientras integrantes de la Asociación Amigos del Museo del Petróleo y las autoridades de la Universidad de la Patagonia siguen profundizando sus diferencias, el Comité Ejecutivo del Bureau de Convenciones se reunirá hoy para abordar el cierre del museo. Ayer la Asociación contestó la carta documento que envió el rector Gil.

Los integrantes del Comité Ejecutivo del Bureau de Convenciones se reu-nirán hoy en su sede de calle Rivadavia para abordar el cierre del Museo del Petróleo, en forma paralela a la grave crisis que mantiene enfrentados a la Universidad con la Asociación de Amigos.
Vale recordar que el enfrentamiento entre la Asociación Amigos del Museo del Petróleo y las autoridades de la Universidad de la Patagonia se intensificó después que el rector Jorge Gil decidiera cortar el diálogo con los conductores de dicha ONG.
Directamente, la máxima autoridad universitaria envió una carta documento donde le solicitaba a la asociación la «desvinculación» del Museo del Petróleo, aunque también se pidió la entrega de toda la documentación existente y otros elementos como bienes del Estado.
De inmediato los amigos del museo llamaron a sus asociados a una asamblea extraordinaria que se realizará el 20 de febrero, a las 18, en instalaciones del Comodoro Hotel y hasta ese momento la relación seguirá tensa como desde los últimos meses del año pasado.
Ayer, Gabriela Zuñeda lamentó la «actitud autoritaria del rector Jorge Gil porque no había motivos para llegar a una decisión tan drástica, ya que no sólo rechaza nuestra ayuda sino que también pide que se desintegre una ONG que trabaja a pulmón desde hace muchos años».
Zuñeda también criticó con dureza a la secretaria de Ciencia y Técnica de la Universidad, Adriana Nillni, quien habia minimizado «lo poco que hizo la Asociación», cuando en realidad «ellos —dijo Zuñeda— cobran un buen sueldo para hacer sus tareas y las puertas cerradas de un museo reflejan su capacidad».
Sobre el pedido de disolución de la Asociación, Zuñeda reconoció que «el rector puede dar por terminado el convenio de colaboración pero nunca pedir la desintegración de una ONG y eliminar su espíritu de trabajo».
También dijo que los Amigos del Museo del Petróleo «contestamos por escrito el contenido de la carta documento que envió la Universidad, pero todas las costas legales de esta situación serán solventadas de nuestros propios bolsillos ya que nos parece un despropósito sacar plata de la Asociación para pagar una ridiculez tan grande».
Por último, Zuñeda aclaró que «los balances y demás datos solicitados el año pasado al rector Gil fueron para darle transparencia a los fondos pedidos a terceros, ya que fueron muchos los interesados en colaborar con la Asociación, pero no así con la conducción de la Universidad».
En tanto, «sobre nuestra pasividad en la gestión de (Hugo) Bersán, no pedimos esa misma información por un lado porque el museo no estaba cerrado y además porque los apoyos externos los empezamos a solicitar ni bien se cerró el museo».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico