Buscan que los muebles infantiles nacionales sean más seguros

El Estado y una asociación profesional traban con el sector maderero en la fabricación del mobiliario infantil, y en el desarrollo de una normativa que reglamente su producción.
El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y algunos fabricantes, vienen desarrollándolo acciones conjuntas con el fin de establecer una norma nacional que permita definir parámetros para la fabricación de muebles infantiles.
Diversos productos que se utilizan habitualmente para sostén, transporte o entretenimiento de niños pequeños pueden estar asociados a accidentes. Estos muebles infantiles (cunas, camas, sillas altas, andadores, camas cuchetas, sillitas para autos, corralitos, etc.) pueden causar lesiones por defectos en el diseño.
Por ejemplo, "el espacio entre los barrotes de una cuna permite el paso del cuerpo de un bebé pero no la cabeza lo que puede provocarle el ahorcamiento" explicó Rubén Zabala (MP 16490), miembro del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría. "Hay defectos estructurales: fallas en el sistema de cierre de una baranda que permiten la caída, la mala utilización de los mismos por no asegurar a un bebé con los sistemas de sujeción, algo que permite su caída", alertó Zabala.
"En primera instancia buscamos establecer ciertas pautas con el objetivo final de mejorar la calidad de nuestra industria del mobiliario infantil para proteger a nuestros niños" expresó Diego Perelló, responsable del área de Vinculación Tecnológica del INTI Madera y Muebles. "Entendemos que hasta tanto no se instrumenten las herramientas legales que obligue a todos los fabricantes e importadores a ensayar o certificar sus productos, podemos establecer un sello de calidad INTI-SAP de carácter voluntario. Aspiramos a que este sello sea reconocido principalmente por los usuarios, como sinónimo de calidad y seguridad en mobiliario infantil" se esperanzó Perello.
En algunos países, la fabricación y venta de estos productos está legislada, reglamentada y homologada, y es de carácter obligatorio. La Unión Europea, EE.UU, Canadá y Australia son un ejemplo a seguir.
Zabala contó a Télam que "las lesiones más comunes están asociadas a caídas de cunas, camas cucheta, sillas altas, andadores, cambiadores, etc. Las lesiones generalmente son leves pero muchas motivan consultas a servicios de emergencia, estudios complementarios y tratamientos de distinta importancia".
Para el INTI, "el trabajo conjunto con la SAP, sensibilizando al empresariado y a los usuarios de estos productos buscara cambiar el paradigma de la demanda de calidad en estos productos", explicó Perello.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico