Caballito: un hombre asesinó a su ex mujer y a sus dos hijos

Un hombre mató a su ex esposa y a su hijo de 4 años en un departamento del barrio porteño de Caballito y horas más tarde se suicidó, arrojándose al vacío en un hotel de la zona de Chacarita tras asesinar de tres balazos en la boca a su otra hija, de 6 años, con la que se había fugado.

Voceros de la investigación dejaron trascender que tanto en el departamento de Caballito como en la habitación del hotel de Chacarita, donde se perpetraron los crímenes, Gabriel Hernández habría dejado sendas cartas para explicar las causas de su decisión.
Una de las misivas comienza con la siguiente declaración: «Hemos decidido con Verónica (por su ex esposa) quitarnos la vida los cuatro».
El texto también señala a un amigo de Verónica de la infancia llamado Marcelo, quien vive en un pueblo cercano a Pehuajó, como el encargado de reconocer los cuerpos.
En el escrito el autor pide que los cuerpos no sean velados y cuenta que fueron dejados unos videos para que ambas familias tengan un recuerdo de ellos.
Según trascendió, en la carta encontrada en Caballito, el sujeto escribió: «mi cuerpo y el de mi hija los van a encontrar en otro lugar», tal como finalmente ocurrió horas más tarde.

NO ERA NORMAL
El ex cuñado del hombre que se suicidó en Chacarita, dijo que el asesino «no era una persona normal» y que «estuvo con tratamiento psiquiátrico varias veces».
«Ultimamente no era violento. No hubo agresiones físicas que nosotros sepamos», dijo Martín, respecto de Gabriel Hernández, el ex esposo de su hermana Verónica Tuma.
«Hace dos años que estaban separados. El visitaba a los chicos pero nunca se iba con los nenes solos a ningún lado, salvo algunos días que los llevaba a la plaza de la vuelta -por el Parque Rivadavia-, pero siempre estaba vigilado», explicó.
«Era un hombre que tenía problemas psicológicos. Con ella era muy posesivo, no dejaba que los familiares viéramos a los hijos, ni que les habláramos, ni que les regaláramos juguetes», agregó Martín, quien dijo que el matrimonio era «una relación conflictiva antes de separarse».
Recordó que su ex cuñado era una persona que «por lo general» no concurría a lugares públicos y que desde que se había separado de su hermana lo veía «esporádicamente».
«No hacía nada, no tenía trabajo, tampoco tenía auto, ni moto y siempre estuvo viviendo en la casa de su madre», contó Martín.
«No era una persona del todo normal. Estuvo en tratamiento psiquiátrico varias veces», señaló.
Martín explicó que Hernández «no tenía las llaves del departamento» donde residía su hermana Verónica y que a ese departamento «nunca entraba solo».
«No sabemos cómo entró. Aparentemente mi hermana fue a llevar a la nena a las siete y media y dejó al nene solito cinco minutos. Después despertaba al nene y lo llevaba (al colegio). Pudo haber venido en ese interín», finalizó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico