Caleta Olivia es escenario de una conferencia regional del Rotary Club

Bajo el lema "Sé la inspiración" que se proyecta a todo el mundo, ayer dio comienzo en esta ciudad la 79ª Conferencia del Distrito 4930 del Rotary Club Internacional. Comprende a la región patagónica, sur de Buenos Aires y a partir de julio incorporará a la provincia de La Pampa, para nuclear a un total de 46 clubes.

Caleta Olivia (agencia)

El encuentro institucional del Rotary Club que tiene como objetivo aunar criterios de acción comunitaria, analizar los programas en desarrollo y actualizar nuevas metodologías de trabajo en base a disertaciones de especialisas, se extenderá hasta hoy en el salón de usos múltiples del Sindicato Petrolero de Santa Cruz, ubicado en la avenida costanera de Caleta Olivia.

El principal anfitrión es el gobernador del Distrito que coincidentemente reside en esta ciudad, Néstor Bizgarra y se cuenta con la destaca presencia de un líder de Paraguay, Víctor Báez, quien junto a su esposa Tania, arribó en representación del presidente del organismo a nivel mundial que tiene sede en Bahamas, Barry Rassín.

Además, este encuentro es compartido una treintena de adolescentes y jóvenes de países de varios continentes que residen temporariamente en localidades del Distrito 4930 en calidad de becarios.

La ceremonia de apertura comenzó alrededor de las 16. Luego de escucharse los himnos nacionales de Paraguay y Argentina, actuó la Banda de Música Infanto Juvenil del Rotary Club de Rada Tilly, dirigida por el profesor Carlos Almeida.

Además de ejecutar las notas de la canción patria, la banda interpretó “Imagínate” de John Lennom; la “Marcha Turca” de Wolfgang Amadeus Mozart y el tango “Uno” de Enrique Santos Discépolo.

DISCURSO ALUSIVOS

Las palabra alusivas y de bienvenida estuvieron a cargo de la titular del Rotary local, María de Valle Bordón; de la designada presidente de la Conferencia, Norma de Martínez; de la contadora Marta Sansana (en representación del intendente Facundo Prades) y de gobernador del Distrito, Néstor Bizgarra.

En el cierre expuso Víctor Báez, quien en principio reseñó los objetivos de Rotary en todo el mundo. Resaltó importantes programas que se cumplieron como la campaña contra la poliomielitis. Luego formuló una reflexión que incluso tuvo visos de crítica a la propia institución al señalar que por varios años su rol pareció estancarse porque le faltó adaptarse a los profundos y vertiginosos cambios que se dieron en el mundo.

Por esa razón, Báez instó a los presidentes de clubes y asociados a que, sin perder la filosofía que forjó los cimientos de la institución, se apunte a repensar ideas, promover nuevas acciones para resolver problemas sociales, discutir programas y actualizar avenidas de servicio para seguir contribuyendo como servidores de cada comunidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico