Caleta Olivia: policías intensifican medidas y se autoconvocan

Hoy la ciudad de Caleta Olivia no cuenta con servicio policial en las calles, así lo confirmó uno de los referentes del sector, Alejandro Ojeda. Suboficiales y agentes de varias dependencias demandan de mejoras salariales. Se enrolan en el grupo autodenominado “Unidos por la dignidad”, en disidencia con los dirigentes de la Asociación Policial, a quienes acusan de no promover ese reclamo en la mesa del Consejo del Salario.

 Caleta Olivia (agencia)

Hasta avanzada la tarde de ayer esta medida, también denominada “de brazos caídos”, era acatada principalmente por efectivos afectados a tareas operativas en comisarías y divisiones de los cuerpos de Infantería, Comando Radioeléctrico e incluso unidades de Bomberos.

Uno de los voceros informó que se decidió actuar solamente en casos de graves accidentes de tránsito, o en hechos delictivos que involucren el uso de armas de fuego, no así en prevención y patrullajes, aunque estas últimas tareas se estaban cumpliendo por parte de oficiales de manera parcial.

“El reclamo es netamente salarial, se habló con el ministro y jefe de Policía, de Unidad Regional, y el ministro nos dijo que no había ni un solo peso para dar aumento”, aclaró Alejandro Ojeda en Radio Del Mar.

El referente policial sostuvo que “la retención de servicio fue hasta mantener la reunión y desde las cero de hoy estamos en autoconvocatoria. No hay ningún tipo de servicios en las calles de Caleta Olivia y el 85% en Río Gallegos se sumará”. Asimismo, aclaró que el tipo de servicio es guardia mínima con oficiales.

Ojeda puntualizó que “llegamos a esta instancia porque tenemos un Consejo del Salario que está formado por 14 municipios, cada uno tiene representantes y esos van a paritarias, cuando tendría que haber negociado el salario llegaron con la propuesta de reincorporación y ascenso de personal”, dijo.

“Las cuestiones personales se arreglan en el ámbito personal, el Consejo fue creado para pelear por el salario del policía”, manifestó. 

“Nuestro reclamo es netamente salarial”, dijo el referente del grupo “Unidos por la dignidad” -quien pidió que su nombre no fuera revelado-, precisando que solicitan que el valor punto, con el que se calcula el salario y que actualmente es de 32,4, se incremente a 40, lo cual haría elevar el salario de un agente ingresante de 12.600 pesos a 15.600.

También aseguró que el acatamiento de la medida de fuerza era de un 85% al mediodía y que hasta ese momento el conflicto estaba focalizado en Caleta Olivia, habiéndose plegado personal subalterno de las Seccionales Primera, Tercera, Cuarta y Quinta, como así también las unidades Quinta y Decimosexta de Bomberos, el Cuerpo de Infantería y la Subcomisaría de Ramón Santos, permaneciendo en plena actividad solamente la Seccional Segunda.

DISIDENCIAS

Por otra parte, aclaró que este grupo entró en franca disidencia con los referentes de la Asociación Policial que fueron elegidos en elecciones internas, pero “ahora nos defraudaron, ya que cuando fueron a Río Gallegos a negociar con autoridades del gobierno provincial en la mesa del Consejo del Salario, plantearon temas ajenos a los que habíamos charlado”.

Por tal motivo, precisó, el grupo disidente designó a dos de sus miembros, Alejandro Ojeda y Jorge Carrizo, para que se dirigieran a la capital provincial, quienes en horas de la tarde esperaban ser recibidos por el ministro de Gobierno, Gustavo Martínez.

A todo esto, cabe recordar que la última medida de fuerza que se vio reflejada con un fuerte autoacuartelamiento (los policías prefirieron llamarlo “autoconvocatoria”) se realizó a mediados de 2012 y se extendió por poco más de un mes, generando una inusitada escalada de hechos delictivos que afectó tanto a locales comerciales como a domicilios particulares.

PROBLEMAS BANCARIOS

En lo que respecta a la actividad bancaria, Diario Patagónico pudo saber que las sedes de Credicoop, Hipotecario y Patagonia funcionan de manera normal, ya que ellos cuentan permanentemente con seguridad privada.

En lo que respecta al Banco Nación el personal de Prefectura Naval es el encargado de garantizar la seguridad, mientras que en el interior del Macro no se observó ningún tipo de personal de seguridad.

En tanto, en el Banco de Santa Cruz la atención al público recién comenzó alrededor de las 10, informándose que se tuvo que contratar a personal de seguridad privada.

Un hecho que llamó poderosamente la atención fue el que afrontaron los portadores de valores de la empresa Prosegur, minutos después de las 9, cuando acudieron a este último a dejar los sacas conteniendo dinero.

Esos empleados desconocían totalmente la medida de fuerza del personal policial y al intentar abrir la puerta se encontraron con que la misma estaba cerrada con llave.

Inmediatamente retornaron presurosos hacia el camión blindado para poner en resguardo el dinero y fue en ese momento cuando el delegado del gremio bancario, Roberto Alvarez, y el jefe Operativo de la entidad bancaria, José Ramírez, les hicieron saber de la imposibilidad de poder abrir las puertas ante la falta de personal de seguridad, lo que luego fue resuelto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico