Camarda y Brizuela fueron declarados culpables por el crimen de Walter Leiva

Los jueces Mariel Suárez, Alejandro Soñis y Martín Cosmaro, por mayoría, declararon culpables a Aldo Ezequiel Camarda y Maximiliano Brizuela por el crimen de Walter Leiva, quien recibió un disparo en la cabeza el 28 de febrero del año pasado y falleció 2 días después. Cosmaro votó en disidencia al entender que debió aplicarse la figura de "homicidio en agresión" ya que "no hubo certeza de quién acertó el disparo mortal". Por el crimen un tercer involucrado no pudo ser identificado.

Para el tribunal colegiado que lleva adelante el juicio por el homicidio de Walter Leiva, quien fue atacado el 28 de febrero del año pasado y falleció 2 días después, hubo “dolo homicida” por parte de Aldo Ezequiel Camarda y Maximiliano Brizuela, los imputados por el crimen que aún tiene un tercer autor que no ha podido ser identificado.

Ese fue el principal argumento que mencionaron ayer, en la audiencia donde dieron a conocer su fallo contra los imputados.

En horas del mediodía los jueces Mariel Suárez, Alejandro Soñis y Martín Cosmaro, dieron a conocer su resolución. Por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente la fiscal general Camila Banfi. Mientras que en la defensa de Camarda actuó Viviana Barillari; en tanto que la de Brizuela fue ejercida por María de los Ángeles Garro, ambas defensoras públicas.

La sala estuvo colmada de familiares y amigos de la víctima, acompañados por dos profesionales del Servicio de Asistencia a la Víctima; y también por familiares de ambos imputados.

El tribunal resolvió por mayoría declarar penalmente responsables a Camarda y Brizuela como “coautores” del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

Fueron dos votos a favor y uno en contra. En disidencia votó el juez Cosmaro quién entendió que debió aplicarse la figura de “homicidio en agresión” ya que “no hubo certeza de quién de los tres acertó el disparo mortal”.

Los jueces consideraron que quedó probado a lo largo del debate la materialidad del hecho en base al certificado de defunción, la autopsia y los distintos testimonios que se escucharon en el debate.

Respecto de la autoría, Suárez y Soñis concluyeron que ambos imputados fueron “coautores” del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. En ese punto se refirieron al “dolo homicida” que quedó acreditado por la gran cantidad de disparos efectuados, primero contra la vivienda y luego contra la humanidad de la víctima, provocándole la muerte.

El accionar de ambos imputados, continuaron los jueces, tuvo un mismo fin, atacar. Así, descartaron la figura de “homicidio en agresión” y consideraron que no existen dudas de quienes agredieron a la víctima y que existió una convergencia intencional de tres personas, incluidos ambos imputados, para acabar con la vida de Leiva.

En disidencia votó Cosmaro, quien coincidió con sus pares sobre lo ocurrido aquel día, pero no en la calificación de la conducta, ni en el grado de participación atribuido.

A su criterio no hubo certeza de quién de ellos acertó el disparo fatal, es decir que debería calificarse el hecho como “homicidio en agresión, agravado por el uso de arma de fuego”, en calidad de coautores. Solamente uno de ellos fue el que causó la muerte de Leiva, concluyó Cosmaro.

“LE DI! LE DI!”

El homicidio Leiva ocurrió el 28 de febrero de 2017, a las 7:15, en un pasaje próximo a las calles Adela Small, Los Ciruelos y Gansos Verdes, del barrio Máximo Abásolo.

Los imputados y otra persona que aún no fue identificada, comenzaron a efectuar disparos desde la parte alta hacia la baja de la escalera, en dirección a la vivienda de la víctima Leiva.

En ese marco, la víctima, le dijo a su mujer que saque a su hija del lugar por el peligro que significaban los disparos y fue hasta el patio a encender el auto, que no arrancaba. En ese momento su vivienda recibió dos tiros.

Leiva, en tanto, efectuó dos disparos hacia arriba, en dirección a donde estaba Brizuela y la tercera persona no identificada. Sin embargo, Camarda se desplazó del grupo y se ubicó cerca de un quiosco. Allí buscó una mejor posición para tirar y le efectuó un tiro en la cabeza a Leiva. Al verlo caer, según testigos, comenzó a efectuar saltos de festejos manifestando: “le di! le di!”.

El herido fue trasladado de inmediato al Hospital Regional donde perdió la vida dos días después.

Según se informó, el próximo 12 de marzo se realizará la audiencia de cesura o imposición de pena contra los dos imputados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico