Cañadón Seco e YPF Luz lanzan programa de forestación

Responde al proyecto de la Comisión de Fomento denominado "El Pulmón del Cañadón" y comenzó a concretarse el miércoles en  un amplio predio del Parque  "Tomás Castillo".

En ese lugar, donde hace muchas décadas se asentaron los primeros pobladores rurales, un grupo de vecinos voluntarios, incluyendo alumnos del jardín de infantes y de la escuela primaria de la localidad acompañados por docentes, colocaron cien plantines de árboles y arbustos de especies autóctonas donadas por YPF Luz.

El mencionado proyecto, declarado de interés comunal, fue incorporado al programa “Plantamos el Futuro” de la compañía estatal en marco de su política de responsabilidad social empresaria.

Además de Cañadón Seco se seleccionó a Comodoro Rivadavia para crear reservas naturales que constituyen una estrategia para preservar el medio ambiente y promover el conocimiento sobre la flora nativa.

El acto contó con la presencia del presidente de la Comisión de Fomento, Jorge Soloaga e integrantes de su equipo de gestión, en tanto que por YPF Luz concurrió Santiago Griffith, Mariana Costa y Joaquin Aguirregabiria.

Previo a la colocación de plantines, habló el vecino Pablo Miquetín, quien que uno de los impulsores del proyecto y luego hizo lo propio el ingeniero agrónomo Eduardo Hant, quien ofreció una clase práctica sobre el valor de las especies nativas y la manera en que debían ser plantadas.

Posteriormente hizo uso de la palabra Jorge Soloaga, agradeciendo en principio el aporte de YPF Luz y el trabajo logístico de áreas operativas de la comuna que se ocuparon de preparar el terreno para las plantaciones en un ala no concurrida del Parque Tomás Castillo que, sostuvo, bien podría ser llamado “el parque de las flores”.

Resaltó además que “El Pulmón del Cañadón” tiene un significado superlativo en esta comunidad signada por el fuerte impacto negativo toda vez que por la actividad hidrocarburífera de muchas décadas y sobre todo por irresponsabilidades empresarias se generaron derrames petroleros que dañan la flora, la fauna y el medio ambiente.

“Estos daños seguirán existiendo en la medida que los pueblos no adopten categóricas decisiones para proteger su medio ambiente, su lugar y su espacio sagrado, el que nos dio la divinidad para protegerlo”, puntualizó.

En ese mismo marco dijo que es necesario comprender que la protección del medio ambiente no debe circunscribirse a una mera expresión de deseos, ya que tiene que ver con la salud integral de los pueblos y con el respeto a la tierra.

También pidió que todo no quede circunscripto a un acto de plantación, sino que debe asumirse un compromiso de cuidar las especies con el paso del tiempo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico