Carlos Melconian: "necesitamos un tipo de cambio tal que la tía deje de comprar dólares"

El economista Carlos Melconian advirtió que si el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no da los resultados esperados "muy probablemente se avanzará a un sendero más heterodoxo".

“Estamos en un callejón sin salida donde el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional han puesto el foco en votar el Presupuesto, que es el último bastión antes del ‘Plan C’ para ver si baja el riesgo país”, sentenció en un evento organizado por Balanz Capital.

Melconian se refirió al actual nivel del tipo de cambio y a los dólares que aportó el organismo de crédito internacional para que el Gobierno pueda equilibrarlo.

“El Fondo cree que no puede permitir otra cosa que no sea subastarlo para no cambiar la tendencia cambiaria que tiene el mercado”, expresó el expresidente del Banco Nación, aunque enfatizó que la entidad presta los dólares pero exige libre flotación, “no es para que vos cambies el valor del tipo de cambio”.

Por eso, definió: “necesitamos que el tipo de cambio sea tal que la tía deje de comprar dólares y los cadetes dejen de viajar a Itaparica y a South Beach. Ese es otro tipo de cambio que no es 30”.

“El FMI se da cuenta de eso y que el prestamista de última instancia es él. Está preocupado porque anunció 50 (mil millones de dólares del stand by), puso 15 (mil millones), devaluamos 50 (por ciento), la tasa está 47, vendiste 20 mil millones (de dólares de reservas) y sin embargo el riesgo país no baja de 680-700 (puntos), que es el indicador madre del Fondo porque Argentina debe retornar al mercado”, puntualizó.

“Cuando dije ‘la plata del Fondo no alcanza’, en los portales salió de nuevo como la definición de una persona pesimista que no hay nada que le venga bien. Las esperanzas están puestas en que si gobernadores y oficialismo firman un acuerdo, eso mejora las expectativas que se miden bajando el riesgo y la dolarización de portafolio”, refirió el economista.

Asimismo, vaticinó: “la tasa no va a bajar porque el orden de causalidad de estos modelos es que primero se tiene que modificar la dolarización y el riesgo”.

Melconian graficó: “el sector real es la larga enfermedad y el financiero es el ataque al corazón”, por cuanto “lo primero que hay que lograr es que baje la dolarización del portafolio”.

“No sé cuánto va valer el dólar la semana que viene, de la misma manera que no sabía cuánto explotaban las LEBAC, pero era crónica de una muerte anunciada. Pasamos el papelón de que el mismo Gobierno que puso las LEBAC, ahora se las quiere sacar de encima. No es que la dejaron (los expresidentes del BCRA) Vanoli o Marcó Del Pont. Esto lo dejó el mismo Gobierno”, cuestionó.

Esa sucesión de conflictos, según describió el economista, llevó al “baño de realismo” del “acuerdo con el Fondo”. Comentó que el FMI “pone la plata”, pero que “es obvio que en el plan financiero argentino no es que no alacanza: está armado de manera tal que Argentina deberá volver al mercado, porque tiene que volver al mercado y recuperar capacidad de pago”.

Habló de divergencias entre lo que piensa “la cabeza del Fondo y la cabeza del presidente del Banco Central de Argentina, que tiene 20 años de banquero”, porque Luis Caputo “quiere domar al dólar y ahí tenemos un choque entre lo que piensa el Fondo y lo que piensa el presidente del Banco Central”.

Melconian afirmó que la Argentina atraviesa “un proceso cultural que no fue tenido en cuenta en este programa económico de bimonetariedad de la economía argentina. La misma sociedad que quiere ir para adelante, es la misma sociedad que compra dólares”.

El economista reiteró: “el Fondo tiene un manual: es pechugita con puré de calabaza. Yo espero que no se transforme en pechugita o puré calabaza. Estamos metidos en este baño de realismo”.

No obstante, estimó: “hasta el FMI sabe que no (se va cumplir con el acuerdo). El Fondo quiere que esto salga bien, por Macri, por el populismo, porque se fue con mala imagen, porque se quedó sin trabajo una década”.

Melconian apuntó: “ahora tenemos que ver si el acuerdo con el Fondo es el Plan B o estamos en la puerta del Plan C, qué probabilidad 0 no tiene. Puede haber Plan C”.

Según el ex titular del Banco Nación, “el Plan C implicaría una serie de medidas heterodoxas para atenuar la demanda en dólares y acelerar las correcciones fiscales para volver a los mercados de capitales del exterior”.

“Si lo del presupuesto, que es la forma ortodoxa, no alcanza para recuperar las expectativas, muy probablemente se avanzará a un sendero más heterodoxo. El camino heterodoxo es un grado anterior al coercitivo”, alertó.

El economista puntualizó que la aplicación de un programa en el que se suspende la reducción de las retenciones a las exportaciones del agro “no sería un ataque al campo, sino que debería ser general” porque “una retención en $60.000 millones generaría ingresos del fisco, donde no debiera estar permitido que contra eso se puede subir el gasto, pero bajaría la tensión del ajuste de $300.000 millones que tienen que hacer Nación, provincias y municipios”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico