Carrizo le escribió a su hijo que había apuñalado a una persona

A través de un mensaje de texto, José Carrizo le contó a su hijo que había apuñalado a una persona. "Me la mandé mal, le pegué una puñalada a un tipo", le contó. Así se conoció ayer durante la declaración de los últimos testigos de la Fiscalía. Hoy declarará el único testigo de la defensa y se terminará de incorporar la prueba documental, mientras que mañana serán los alegatos.

Unos diez testigos pasaron ayer por la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia para contarle al tribunal que preside el juez penal, Mariano Nicosia, e integran Jorge Odorisio y Mónica García, cuánto conocieron del caso que llevó a juicio la fiscal general, Cecilia Codina, por el homicidio de Jorge Andrés “Rubio” Martínez (30).

En su gran mayoría fueron efectivos de la fuerza policial que tuvieron intervención en alguna etapa de la investigación, dos peritos informáticos y los profesionales que llevaron a cabo la autopsia y la pericia psicológica.

De esa manera se conoció el dato que surgió del teléfono que le fuera secuestrado a Carrizo al momento de la detención, la cual se efectuó en su domicilio de Kilómetro 8 al día siguiente del homicidio ocurrido el 16 de mayo del año pasado en la Costanera local.

Según el informe del perito, entre los mensajes se detectó uno que le había sido enviado por Carrizo a su hijo en el cual le contaba que había apuñalado a una persona. “Me la mandé mal, le pegué una puñalada a un tipo”, serían las palabras utilizadas en el texto.

En el informe de la autopsia, en tanto, se confirmó que la muerte se produjo por la herida de arma blanca en la zona de tórax y que llegó a lesionar el corazón. En tanto, la pericia psicológica determinó que Carrizo (53) comprende la criminalidad de sus actos y es capaz de dirigir sus acciones.

Hay que recordar que a esta instancia el acusado llegó con arresto domiciliario y que no fueron pocos los elementos que confirmaron que Carrizo se defendió de una agresión. La más evidente fue la fotografía que se tomó en la escena del hecho sobre el cuerpo de la víctima, quien tenía un palo en una de sus manos y se le dejaba ver el cabo de un cuchillo en su cintura.

En la tercera jornada de debate terminaron de declarar los testigos de la Fiscalía y hoy lo hará el único de descargo que la defensora pública, María Cristina Sadino, considera necesario para esta etapa probatoria, luego de lo cual se dará lectura a toda la prueba testimonial, mientras que los alegatos fueron programados para mañana.

EL CASO

Hay que recordar que el homicidio de Martínez ocurrió el martes 16 de mayo, aproximadamente a las 18, en la plaza Soberanía. Por el hecho fue imputado Carrizo, quien fue detenido durante un allanamiento que se realizó al día siguiente en su domicilio ubicado sobre Base Almirante Brown, de Kilómetro 8.

Según el relato que efectuó en la apertura de la investigación el fiscal Adrián Cabral, la víctima sería la que se habría acercado al grupo donde estaba el agresor y allí les habría manifestado algo. “Se retiraron y volvieron a la plaza, momento en que Martínez agredió a Carrizo con un palo”, describió el acusador público. También dijo que Carrizo le asestó al limpiavidrios dos puñaladas que terminaron con su vida y por ello lo imputó como autor de homicidio simple.

Del propio relato fiscal surgió la existencia de una agresión por parte de la víctima, lo cual llevó a la defensora a destacar ese fragmento para cuestionar la calificación y sostener que la misma podría mutar a una legítima defensa o exceso en la legítima defensa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico