Castro ratificó “el rumbo socialista” de Cuba

“De la misma forma que nunca nos hemos propuesto que los Estados Unidos cambie su sistema político, exigiremos respeto al nuestro”, advirtió, y pidió “comprender” que Cuba es un Estado soberano, cuyo pueblo decidió “en libre referendo” el rumbo socialista.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, advirtió ayer que la “lucha” para acabar con el bloqueo de Estados Unidos contra la isla “será larga y difícil”, prometió una conducta “moderada y reflexiva” de parte de su país y dejó en claro que La Habana no modificará su sistema socialista.

“No debe pretenderse que para mejorar las relaciones con Estados Unidos, Cuba renuncie a las ideas por las que ha luchado durante más de un siglo, por las que su pueblo ha derramado mucha sangre y ha corrido muchos riesgos”, señaló Castro.

El mandatario, que habló ante la Asamblea Nacional legislativa cubana, dio por hecho que el fin del bloque a la isla necesitará de la persistencia de los reclamos internacionales y de que siga creciendo la postura de la sociedad estadounidense en ese sentido.

Para Castro, la decisión de restablecer las relaciones con Estados Unidos -que ambos gobiernos anunciaron el miércoles- constituye un “paso importante”, pero “queda por resolver lo esencial”, que es el fin del embargo de más de 50 años. “El restablecimiento debe ser sin sombras a nuestra soberanía nacional”, evaluó.

Expresó por eso su esperanza de que su par Barack Obama “utilice con determinación prerrogativas ejecutivas para modificar sustancialmente el bloqueo en aquellos aspectos que no requieran la aprobación del Congreso”.

Según Castro, “tras décadas de confrontación, harán todo lo posible por sabotear este proceso sin descartar acciones provocativas”, pero su administración responderá con “una conducta prudente, moderada y reflexiva, aunque firme”.

Castro insistió luego con que Cuba no renunciará a su sistema socialista pese al acuerdo para restablecer relaciones diplomáticas con EE.UU., aunque está dispuesta a discutir sobre todos los temas en “igualdad” y “reciprocidad”.

“De la misma forma que nunca nos hemos propuesto que los Estados Unidos cambie su sistema político, exigiremos respeto al nuestro”, advirtió, y pidió “comprender” que Cuba es un Estado soberano, cuyo pueblo decidió “en libre referendo” el rumbo socialista.

En su discurso, Castro confirmó también su presencia en la próxima Cumbre de las Américas, que se hará en abril de 2015 en Panamá, y que marcará en los hechos el regreso de la isla al sistema interamericano.

“Confirmo que asistiré para expresar nuestras posiciones con sinceridad y respeto por todos los jefes de Estado y de Gobierno sin excepción”, dijo el presidente, que resaltó que la participación de Cuba en esa cumbre es resultado del “sólido y unánime consenso” de América Latina y el Caribe, región que según dijo, “vive una nueva época y se ha unido dentro de su diversidad” en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Castro reconoció que en 2014 hubo una suba del Producto Interno Bruto “inferior a lo planificado”, pero vaticinó que en 2015 la isla “consolidará y reforzará un mayor desarrollo de la economía” al proyectarse un crecimiento del PIB de aproximadamente un 4 %.

Castro reconoció que “la economía es la principal asignatura pendiente” en Cuba “y tenemos el deber de encaminarla hacia el desarrollo irreversible del socialismo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico