Causa "Miguelito": "esperábamos algo más realista y no lo hubo"
Jaime Tello Cisneros, padre de "Miguelito", el pequeño mexicano que sufrió graves secuelas luego de un accidente rumbo a Punta Tombo por el que quedó en estado vegetativo, se mostró triste tras conocer la sentencia de la causa penal contra la agencia de viajes "Alora Viaggio". A pesar de ello no baja los brazos y asegura que su hijo va de "milagro en milagro".

"Miguelito", es un niño mexicano que quedó en estado vegetativo el 23 de marzo de 2016 cuando junto a su familia bajó de un crucero que llegó a la ciudad de Puerto Madryn. Desde allí contrataron el servicio de paseo a Punta Tombo de la agencia Alora Viaggio de esa ciudad donde antes de llegar a destino, el auto que era conducido por una guía habilitada por la provincia, volcó y el menor de 5 años salió despedido y quedó postrado.

El motivo del viaje tan deseado por la familia fue para que el pequeño conozca sus animales favoritos, los pingüinos, pero ese deseo quedó trunco y además de no poder conocerlos, quedó con grave secuelas en su cuerpo. En un primer momento el menor fue atendido en el Hospital de Trelew, donde no podía recibir mayores atenciones, por lo que comenzó una campaña para que pueda ser trasladado al Instituto FLENI, donde llegó luego de una larga lucha legal, ya que la empresa no quería hacerse cargo de nada.

En el medio de esta situación, la familia de Miguel desistió iniciar una causa por vía civil ya que decidieron poner por encima de todo la salud del menor, por lo que la causa por esa vía prescribió, pero quedaba una instancia más, que era la vía penal. En comunicación con El Patagónico, Jaime Tello Cisneros, padre del menor dio a conocer esta situación: “me filtraron la sentencia de la causa penal y me dio mucha impotencia y tristeza que le dieron la pena mínima a la responsable. Como no fue intencional no ameritaba cárcel, pero siento que el juez desestimó todos la gravedad del evento y debió de ser más realista o severo. Consciente estoy que de todos modos no pisaría cárcel”.

El padre del menor aseguró que su intención “no era destruir a la guía, simplemente nos hubiera gustado que se hiciera justicia con una medida estricta y severa, más que nada para que quede siente un precedente y que las personas sean más conscientes al momento de manejar, más aún cuando lleva vidas ajenas, tanto vidas argentinas, mexicanas, como de cualquier parte del mundo, para que no haya más hechos lamentables como los que nos tocó vivir”.

“DE MILAGRO EN MILAGRO”

Jaime dio detalles además de la salud de “Miguelito”, quien en un principio había quedado en estado vegetativo y de a poco fue evolucionando su estado de salud “Miguel va de milagro en milagro, recuperó su audición al 100 por ciento más movimiento, mucho mejor, el camino es largo pero nuestra fe ya amor a Dios no nos permite parar”.

El padre del menor que mantuvo expectante a todo Chubut por su evolución detalló “desde el accidente perdió el oído derecho y en el izquierdo escuchaba al 80 por ciento y ahora oye todas las frecuencias y sonidos. Llevaba dos años y 3 meses sin avance y el Señor nos dio ese regalo”, comentó emocionado el hombre que pese a todo sigue adelante.