Cayó preso por su extrema audacia

Los abusos sexuales agravados por los que el 30 de mayo de este año fue condenado Javier Naiman Aburto a la pena de 13 años de prisión, ocurrieron el 14 de marzo de 2008 –jornada en la que fueron dos las víctimas–, el 4 de abril y el 9 de agosto del mismo año. En todos ellos, las adolescentes que lo padecieron fueron accedidas vía anal y con la punta de un cuchillo en el cuello.
El otro común denominador fue el del robo. Es que además de violarlas, se llevaba sus teléfonos y demás pertenencias personales.
En cuanto a la detención del condenado se puede decir que ello ocurrió el 11 de agosto de 2008, apenas dos días después del último abuso, pero fue por una tentativa de hurto.
Esa madrugada, Naiman Aburto ingresó a la cabina de un camión que se encontraba estacionado en el patio de la Seccional Cuarta y que le pertenecía a un vecino de las inmediaciones que acostumbraba a dejarlo allí porque creía que se trataba de un lugar más seguro.
Esa noche, un policía que estaba afectado a la guardia de la dependencia salió ocasionalmente al patio y advirtió que había alguien en el interior del pesado rodado, por lo que fue a verificar y así descubrió a Naiman Aburto, quien en principio quedó demorado como presunto autor de un delito menor, como lo es la tentativa de hurto, pero al requisarlo se encontró en su poder el celular que la víctima de la violación ocurrida dos días antes había denunciado como robado por parte de su agresor.
El sujeto finalmente fue imputado por abuso sexual agravado y comenzó a ser investigado por los tres hechos anteriores a ese, cometidos con la misma modalidad y sobre los cuales la Fiscalía tenía guardadas las evidencias colectadas durante las primeras medidas que se tomaron con las víctimas. Además, estuvo preso con prisión preventiva durante 10 meses y después recuperó la libertad, situación en la cual llegó a juicio.
A las cuatro audiencias que se efectuaron durante los primeros días de mayo de este año concurrió por sus propios medios y el 30 de ese mes, cuando se dio a conocer su condena a 13 años de prisión, se le dictó la preventiva.
Ayer volvió a quedar en libertad con una absolución que será recurrida en la siguiente instancia judicial.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico