Cerró año de contrastes

Mientras las ventas registraron el segundo mejor año de la historia, las terminales argentinas no logran recuperarse de la baja demanda del mercado brasileño.

El 2017 terminó con claroscuros para el sector automotor, ya que si bien se cumplió el presagio de un mercado de más de 900 mil patentamientos (el segundo mejor año de la historia detrás del récord de 2013), la industria argentina no logra despegar y el año culminó con el nivel más bajo de actividad en una década.

La baja de las terminales locales se debe en gran medida al impacto de la crisis brasileña, principal destino de los vehículos producidos en el país. Mientras hace un tiempo se esperaba un potencial mercado superior a los 4 millones de autos en Brasil, 2017 apenas superó los 2 millones.

Aunque, vale aclarar, la suba de ventas en la Argentina también se debe a la crisis brasileña: el excedente de vehículos hechos en el vecino país que no encontraban lugar en ese mercado desembarcaron en estas pampas a precios promocionales, que habilitaron un festival de descuentos.

Terminado diciembre, el patentamiento de autos cero kilómetro creció un 26,9% durante 2017, con unas 900.942 unidades, según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA).

No obstante, Dante Álvarez, presidente de ACARA, puso un manto de duda a qué tan positiva de la marca “impensada” que alcanzó el mercado.

“Más allá de haber completado el segundo mejor año de la historia lo realmente destacable es el esfuerzo que toda la red comercial de concesionarios ha realizado para cumplir con los clientes en tiempo y forma, a pesar de haber trabajado con rentabilidad muy baja o nula, en algunos casos”, dijo Álvarez. El empresario agregó que el desafío ahora es poder “corregir” la rentabilidad e ir en busca de establecer un nuevo récord de la actividad durante el 2018.

Por otra parte, las automotrices cerraron 2017 con una producción total de 472.158 unidades, lo que significó una caída interanual de 0,1 por ciento, de acuerdo a un informe elaborado por la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

El desempeño de la industria nacional automotriz registró, de esta manera, el cuarto año consecutivo de retroceso luego de que 2013 cerrara con una producción de 791.000 vehículos y aún más lejos del récord de 828.700 vehículos registrado en 2011.

Una particularidad que se advierte en el análisis del total producido desde las terminales locales es que los vehículos utilitarios registraron un incremento del 16% con un total de 268.458 unidades, en tanto que la salida de automóviles de las líneas de producción cayó un 15,6% con 203.700 unidades. Es decir, se invirtió el perfil productivo.

EL DATO

27%: Es lo que aumentaron los patentamientos en 2017 respecto del año anterior para superar las 900 mil unidades. Sin embargo, los concesionarios se quejan por la baja rentabilidad y la producción sumó su cuarto año consecutivo de bajas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico