Claves para tener éxito a la hora de buscar trabajo

Expertos recomiendan las mejores prácticas para encarar la búsqueda de empleo. Desde el armado del CV, las oportunidades en la web, hasta la entrevista.

Sea por necesidad, para insertarse por primera vez en el mercado laboral o para reubicarse en otra organización, la búsqueda de trabajo implica un cierto nivel de estrés. Pero además existen varios factores que potencian ese estado: el aumento de la competencia ante la disminución de los puestos de trabajo y una mayor movilidad laboral, el impacto de la tecnología que en ciertos sectores va limitando la demanda de algunos empleos, sin soslayar la coyuntura argentina de cíclicas crisis económicas. Más allá de mostrar una leve mejoría en el último año, el nivel de desocupación en nuestro país sigue siendo alto: alcanza el 8,3% de la población activa (al cierre del tercer trimestre de 2017, según el INDEC). De acuerdo con la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), hay 1.058.000 personas desocupadas, y 1.380.000 subocupadas. Además, existen casi 2 millones de personas que, aunque tengan un empleo, se encuentran buscando otro de manera activa. En ese contexto, Ámbito Biz interrogó especialistas sobre los factores clave a tener en cuenta a la hora de iniciar un proceso de búsqueda de trabajo, muchos de los cuales pueden condicionar la suerte del aspirante frente a oportunidades que, a medida que pasa del tiempo, dan la sensación de volverse escasas. Para Matías Ghidini, coautor del libro “Mi Trabajo Ahora” y general manager de la consultora Ghidini Rodil, hay un primer ejercicio que usualmente pasa inadvertido, al momento de explorar las ofertas del mercado laboral. “Hay que tener claro de antemano qué es lo que a uno le gusta, hacia dónde quiere ir, y definir si prefiere trabajar en una empresa multinacional, nacional, pyme o startup. En Buenos Aires o en otra ciudad o país. En tal o cual tipo de industria, etc.”.

DONDE BUSCAR

La primera opción de búsqueda laboral es Internet. En la web se pueden encontrar diferentes portales de empleo (como Bumeran, o Zona Jobs), y sitios de organizaciones empleadoras. Pero las que ocupan un rol fundamental en este proceso son las redes sociales, en particular Linkedin, pero también Facebook. La primera es la red profesional por excelencia, con más de 500 M de usuarios globalmente, de los cuales 6 M son argentinos. La red permite fusionar la información del CV y la carta de presentación en una sola pantalla; buscar y postularse a búsquedas laborales; agrupar contactos profesionales y sus datos en un mismo sitio; hacer networking mediante la generación de vínculos con los conocidos de nuestros contactos; obtener recomendaciones; unirse a grupos de intereses comunes; seguir a empresas en las que se quiera trabajar; compartir artículos, etc. Los expertos remarcan que gran parte del mundo laboral está vinculada al networking. Para tomar dimensión de esta premisa, las oportunidades laborales visibles sobre el total de las disponibles representan sólo el 25%, según datos el mercado (el resto justamente es networking, búsquedas de reclutadores en Linkedin, etc.). Por su parte, Facebook se puede utilizar como un canal de comunicación para enterarse de ofertas laborales: las empresas suelen tener un perfil en esta red social exclusivo para búsquedas laborales. Para aquellos que buscan por primera vez un empleo, un ámbito que no se debe desestimar son las instituciones donde uno ha estudiado.

CURRICULUM

Con frecuencia, se redacta el CV sin tener un conocimiento adecuado acerca de su objetivo, ni del uso que los reclutadores y empresas le darán, y por ende, de lo que se espera de él. “Es clave tener un CV muy bien preparado. Colocar toda la historia profesional y académica. Para los más jóvenes que no tienen tanta experiencia profesional, es importante detallar otras características que hablen de ellos mismos, como actividades deportivas o culturales”, señala Marcela Romero, gerente de Talent/Permanent de ManpowerGroup Argentina. Para los más grandes, indica Romero, se debe “poner el énfasis en su experiencia profesional, detallando cada año qué posición y cuáles eran sus principales responsabilidades dentro de esa posición”. La experta de ManpowerGroup sugiere contar además con una versión más reducida del CV, ya que hay casos en los que el reclutador no tiene tiempo para leer CV de 5 páginas. Según Ghidini, el currículum debe generar “un gancho para que la persona que lo vea diga ‘quiero conocer personalmente a este candidato’”. Los especialistas difieren en un punto: el párrafo de presentación debajo de los datos personales. Para el coautor del libro “Mi Trabajo Ahora”, es “importante” añadirlo para explicar qué es lo que se está buscando. “Hay carreras que admiten mayor salida laboral, entonces podés ir para muchos lados”. En cambio, para la ejecutiva de ManpowerGroup, este apartado “es riesgoso, a veces se hace con buena voluntad, pero no termina colaborando en la búsqueda”.

ENTREVISTA

Contrario a lo que a veces se cree, la entrevista -factor decisivo para la contratación- no es un interrogatorio unilateral, sino una oportunidad de mantener un diálogo con el selector. Lo fundamental en esta etapa es “demostrar interés”, explican los consultores. Por ejemplo, “es importante averiguar sobre la empresa, su historia, qué vende, y de la posición en particular”, sostiene Ghidini. Durante la entrevista, se demuestra interés a partir de la capacidad de interrogar: “No es muy habitual que el entrevistado pregunte cuestiones que son realmente de valor agregado. Están las preguntas transaccionales, como las condiciones, beneficios, vacaciones, etc. Pero hacer sólo estas preguntas no genera buena impresión”, advierte Ghidini. Por eso es aconsejable hacer repreguntas sobre algún comentario del entrevistador: si se habla del rol a ocupar, se puede preguntar cuáles son los desafíos de ese rol. “Esto demuestra que uno está conectando y tiene la capacidad para analizar”. Concuerda Romero con este postulado, al afirmar que “el candidato debe intentar generar empatía. El entrevistador debe sentir que tiene un socio en el proceso”. La especialista sugiere no responder con monosílabos: “Lo que pasa con los jóvenes es que no tienen muchas veces experiencia en el tema interpersonal”. Al finalizar la entrevista, Ghidini aconseja solicitarle al interlocutor un feedback, es decir: “preguntarle qué le pareció mi perfil, o qué evaluación harías de mí”. En definitiva, la entrevista tiende cada vez más a ser una conversación de pares, por ende, no mostrarse activo es una oportunidad perdida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico