Clio tiene reemplazo

Con estética de SUV, el Kwid lleva un motor 1.0 de tres cilindros y 66 CV. Hay cuatro niveles de equipamiento. Incorpora en todos cuatro airbags y una estructura reforzada. Apunta al liderazgo del segmento.

Con la difícil misión de reemplazar al Clio, un éxito de ventas de Renault, la marca del rombo lanzó formalmente al Kwid,el modelo con el que espera liderar el segmento de los autos de entrada de gama.

La buena noticia es que se mantienen los precios de la preventa que se había iniciado hace menos de un mes. La variante más económica cuesta $223.800, un valor que lo pone entre los más económicos del mercado. Si a esto se suman facilidades de la marca en financiación y planes de ahorro, seguramente habrá muchos Kwid circulando en breve por todo el país. Fabricado en Brasil, el bicuerpo apunta a replicar la estética de los SUV.

Si bien no está pensado para el uso off road, tiene una altura más elevada para al menos no tener problemas en los baches de las calles de ciudades como Buenos Aires. También cuenta con detalles en plástico y protecciones que le dan un look aventurero.

Por las proporciones mantiene una buena habitabilidad, conseguida a través de un desplazamiento de la distancia entre ejes. Además, la capacidad del baúl es de 290 litros, más cerca de los hatch del segmento B que están un escalón por encima.

Uno de sus principales atractivos es la central multimedia Media NAV 3.0 de 7 pulgadas, con GPS integrado, para las versiones más equipadas, aspecto en el que le saca una luz de ventaja a sus principales rivales del segmento, como el Volkswagen Up! o el Fiat MOBI.

En el tope de gama, el Renault Kwid ofrece también cámara de retroceso, llave con cierre y apertura remota, computadora de a bordo, cristales delanteros eléctricos y radio con entrada USB, Bluetooth y auxiliar.

El modelo estrena el motor SCe (Smart Control Efficiency) de 998 cc, con tres cilindros, 12 válvulas, doble comando de válvulas (DOHC) y bloc de aluminio, con una potencia de 66 CV. Se asocia a caja manual de cinco marchas y dirección eléctrica. El consumo le permite recorrer alrededor de 15 kilómetros por litro de combustible.

En relación con el modelo que se vende en otras regiones, tiene una estructura de carrocería reforzada por barras de protección en las cuatro puertas y ejes de alta resistencia alrededor del habitáculo. Esto forma una célula de protección para los ocupantes.

Además, desde la versión de entrada, Kwid cuenta con airbags frontales y laterales delanteros y frenos ABS. Por eso, en las pruebas de choque de LatiNCAP mejoró la puntuación de su hermano indio y obtuvo tres estrellas (sobre cinco posibles) tanto para adultos como para niños.

Los cinturones de seguridad delanteros cuentan con pretensionadores y regulación de altura. Está equipado con alerta de visual y sonora en caso de cinturones no abrochados.

También los asientos traseros cuentan con dos anclajes ISOFIX para sillitas infantiles.

Los precios del Renault Kwid van desde los $223.800 hasta los $249.200.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico