Colán Conhué llenó de vida sus calles para recibir a vacunadores

La población de Colán Conhué, una pequeña aldea ubicada en plena meseta a 144 kilómetros de Esquel, perdió su habitual tranquilidad y llenó de vida sus calles. 

Ocurrió cuando un equipo de vacunación llegó desde Esquel, sede del Área Programática del Ministerio provincial de Salud del cual dependen, tras recorrer polvorientos caminos de ripio.

"Nos dio mucha alegría porque todos los que habían sido notificados (para el proceso de inmunización contra el coronavirus) vinieron. Muchos de ellos por sus propios medios y, en otros casos, con vehículos que proveyó el sistema" público para estos casos, explicó a Télam, en referencia a la jornada vacunatoria del 26 de junio pasado, Lorena Carrasco, supervisora zonal de trabajadores comunitarios en terreno.

La llamada población objetivo fue, en este caso, vecinos de la ruralidad, en su mayoría crianceros de chivas y ovejas a quienes se contactó de manera personal porque en esos pagos patagónicos la señal telefónica no siempre ayuda y una minoría cuenta con los medios para comunicarse.

Tras una campaña previa de detección y traslado de los pobladores rurales de los parajes que rodean a Colán Conhué y la vecina localidad de Aldea Epulef, se vacunaron 178 vecinos. De ese número, 120 son de Colán Conhué y 58 de Aldea Epulef.

El intendente de la primera localidad, Raúl Santander, estima que "el 90 por ciento de la población ya fue vacunada" al menos con la primera dosis. Las vacunas aplicadas fueron Sinopharm y AstraZeneca.

El Área Programática Esquel diagramó el esquema de vacunación con esos dos fármacos debido a que no podía ser garantizada la cadena de frío que requiere Sputnik V a raíz de la larga distancia a recorrer vía terrestre.

Si el número de 178 personas vacunadas no resulta llamativo, bueno es recordar que en Colán Conhué viven 187 vecinos, aunque el padrón electoral cuantifique más porque muchos figuran pero no residen de manera permanente allí.

"En el campo vive gente muy mayor, los jóvenes se fueron yendo porque no hay posibilidades de progreso, lamentablemente, así que ya no quieren ir a caballo al pueblo, eso se fue perdiendo y por eso los fuimos a buscar", explica el intendente de Colán Conhué, Raúl Santander.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico