Colectivo de larga distancia chocó con un camión al que remolcaban

Un colectivo de la empresa Transportadora Patagónica chocó ayer con un camión al que remolcaban por la ruta 3. El accidente ocurrió en Pampa Salamanca a la altura del kilómetro 1756. Por fortuna no se registraron víctimas fatales, pero de todas formas hubo un saldo de dos personas heridas, entre ellas una niña que viajaba en la parte alta del micro.

La ruta nacional 3 fue escenario una vez de un accidente de tránsito y milagrosamente esta vez no se tuvieron que lamentar víctimas fatales.
El accidente ocurrió poco después de las 14 de ayer y fue protagonizado por un micro de larga distancia de la empresa Transportadora Patagónica, el cual viajaba desde Neuquén con 43 pasajeros. El vehículo restante que participó del accidente fue un camión que traía a Comodoro Rivadavia artículos de electrónica para la firma Lucaioli, cuyo chofer viajaba desde Bahía Blanca y debía terminar su recorrido en Sarmiento.
En diálogo con este medio, el camionero Mario Díaz comentó que tuvo un desperfecto mecánico y estacionó en la banquina para solucionarlo, pero cuando lo detectó y descubrió que no podría arreglarlo, hizo parar a otro colega y le solicitó que lo remolcara hasta el boliche que estaba a unos 500 metros del lugar donde se encontraba detenido.
El otro camionero acudió en ayuda del primero, colocaron las lanzas y a una velocidad mínima salieron otra vez a la ruta «con balizas», aseguró el camionero.
«Yo venía mirando por el espejo y no venía nadie, íbamos bien; quería llegar al boliche para hablar por teléfono y avisar del desperfecto. En eso apareció un auto rojo de frente a mucha velocidad y desde atrás se acercaba el colectivo, que también venía fuerte», dijo Díaz.
Por su parte el chofer del micro, Daniel Centeno, comentó que al ver el camión prácticamente detenido sobre la ruta, atinó a pasarlo, «pero cuando me abrí me encontré que de frente venía un Gol rojo fuertísimo; entonces frené para que alcance a pasar y como no tenía más espacio tuve que esquivar al camión, pero terminé tocándolo con la parte derecha».
La experiencia y el buen destino le permitieron a Centeno controlar el colectivo y pasar a los dos camiones luego del violento impacto, para detener el micro luego de unos 300 metros.
El lateral derecho del ómnibus, donde suele ir el acompañante, quedó destruido y el vidrio se reventó por el golpe, pero su compañero no se hizo nada porque iba durmiendo en otro compartimiento.
En la parte superior también estallaron los vidrios frontales, lo que provocó heridas cortantes, aunque leves, a una mujer mayor, así como golpes a una niña que viajaba en la parte alta del ómnibus.
A todo esto, los heridos fueron trasladados en un vehículo particular que paró para brindar ayuda, mientras que el resto de los pasajeros debieron aguardar un tiempo hasta que fueron trasladados a la terminal local.
En el hecho tomó intervención la policía de Próspero Palazzo y también acudió al lugar una dotación de Defensa Civil.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico