Comenzó el cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI

Los 115 cardenales permanecerán en la capilla Sixtina, a fin de elegir al 266º Papa de la historia de la Iglesia Católica.

El cónclave que comienza en la capilla Sixtina se desarrolla en latín, idioma oficial de la Santa Sede y lengua litúrgica de la Iglesia Católica y todo el ritual está recogido en el "Ordo rituum conclavis", de 1978, usado para la elección de Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Antes de entrar en la capilla Sixtina, lugar donde tradicionalmente se eligen a los papas, los cardenales se reúnen en la cercana capilla Paulina, donde el purpurado que preside el rito les recordará en latín que están allí para elegir al Sumo Pontífice, informó MinutoUno.

En procesión recitarán las letanías de los santos y las invocaciones a Cristo en latín.

Concluidas las letanías y una vez que cada uno ha ocupado su asiento cantarán el "Veni Creator Spiritus", himno de invocación al Espíritu Santo, también en latín.

Sin favorito claro y con divisiones entre los purpurados, el cónclave llega marcado por la renuncia de Benedicto XVI, la primera de un pontífice en 600 años, y por el escándalo de filtración a la prensa de documentos papales conocido como Vatileaks, que el año pasado reveló internas y aparente corrupción en la Santa Sede.

Reunidos en el Vaticano desde hace una semana para preparar el cónclave, los cardenales mantuvieron este lunes el último encuentro previo y abordaron el tema del funcionamiento de la banca vaticana, que quedó salpicado de sospechas de desmanejo cuando la prensa italiana publicó los documentos robados a Benedicto XVI.

Así lo dijo el vocero vaticano, el padre Federico Lombardi, en una rueda de prensa celebrada tras concluir la décima y definitiva reunión general, a la que asistieron los 115 cardenales electores y los purpurados mayores de 80 años, antes de que se inicie este martes el rito de la elección del sucesor de Benedicto XVI.

Si bien el vocero vaticano reconoció que se "habló de los temas económicos, que son importantes" de cara a los desafíos de la Iglesia, también insistió en que la preocupación central de los cardenales es la elección del Sumo Pontífice, por lo que abordaron el perfil y las cualidades que debía tener el próximo papa.

Aunque no es obligatorio votar en el primer día del cónclave, el Vaticano distribuyó este martes un esquema en el que se prevé, en horas de la tarde, una primera votación y su correspondiente "fumata", es decir el humo que anuncia si se eligió Papa -que en este caso es blanco- o si todavía no -que es el caso de la "fumata negra". Sin embargo, Lombardi dijo este lunes que, como es habitual, no se espera que los cardenales elijan papa en esta "posible" votación inicial, por lo que lo más probable será que haya "fumata negra".

De acuerdo con la prensa italiana, a pocas horas de la apertura del cónclave, dos cardenales, el italiano Angelo Scola, el carismático arzobispo de Milán, y el brasileño Odelio Scherer, arzobispo de San Pablo -la mayor arquidiócesis del mundo-, son los mejores posicionados para llegar a jefes de la Iglesia Católica.

Sin embargo, la elección parece estar muy abierta, puesto que ninguno de los máximos candidatos acariciaría los 77 de los 115 votos necesarios para ser elegido papa.

Siempre de acuerdo a la prensa italiana, Scherer sería el candidato de consenso impuesto por la curia -por los "bertonianos" y los seguidores de Sodano- y aceptado también por los "pastoralistas", en su mayoría "extranjeros", es decir, no italianos, aunque éstos y los "europeos" preferirían a Scola.

Otros candidatos que siguen con fuerza son el franco canadiense Marc Ouellet, el húngaro Péter Erdo, el austríaco Christoph Schönborn y los estadounidenses Timothy Dolan y Sean O'Malley. También aparece en las preferencias el nombre del filipino Luis Antonio Tagle o el mexicano Francisco Robles Ortega.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico