Comenzó el juicio por el homicidio en un pub

Ayer comenzó el debate oral y público por el homicidio de Luis Curiqueo, ocurrido el 8 de septiembre de 2017 y que tiene como acusado a Héctor Fretes. El tribunal presidido por la juez Daniela Arcuri y compuesto por Alejandro Soñis y Mónica García, escuchó en la primera jornada 10 testigos, entre ellos uno de identidad reservada que esa noche acompañaba a la víctima y que dijo haber visto al acusado cuando salió y volvió con un revólver para disparar dos veces en el interior y otra vez en un sitio que no pudo precisar si ya fue en el exterior porque él ya había salido corriendo.

En el inicio del debate oral y público por el homicidio Luis Curiqueo (33), ocurrido el 8 de septiembre de 2017 y en el que la fiscal Camila Banfi acusa de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” a Héctor Fretes, declararon una decena de testigos, entre ellos uno de identidad reservada.

El joven que esa noche acompañaba a la víctima en el “Old Draw” de Güemes entre Sarmiento y San Martín, dijo ante el tribunal compuesto por Daniela Arcuri, Alejandro Soñis y Mónica García, que habían salido con la víctima a tomar algo y a jugar al bowling, terminando la madrugada en el pool. Que cuando estaban en el pub Old Draw, observó que Curiqueo intercambió unas palabras con el acusado, pero que él no escuchó qué se dijeron porque estaba alejado, en la mesa de juego.

También dijo que el hombre en cuestión “era gordito y más bajo” que él, que hablaron y que el acusado salió al exterior. Que él ya le estaba insistiendo a la víctima que se fueran, que esperaron un rato y que Curiqueo estaba nervioso porque el otro sujeto se había ido y que cuando estaban saliendo el acusado entró.

“Un revólver fue lo que vi” dijo el testigo. Y ante la consulta del abogado defensor de Fretes, Guillermo Iglesias, sobre cómo sabía que era ese tipo de arma, le explicó que “tenía tambor y no cargador”.

Añadió que en ese momento escuchó dos disparos y salió corriendo. Que observó a la víctima cubrirse y que cuando salió corriendo hacia afuera del local escuchó otro disparo pero que no supo si había sido adentro o afuera del local. El testigo corrió hacia la esquina de San Martín, como así también dijo que observó una camioneta blanca afuera del local.

Contó que después de que le tomase los datos la Policía, se fue a avisar a la familia de Curiqueo lo que había pasado. Después de declarar, el joven abrazó fuerte a la madre de la víctima que estaba presente y le dijo: “tenga fuerzas”.

Hoy se contará con el testimonio del segundo jefe de la Brigada de Investigaciones, Pablo Lobos, y de especialistas médicos, como así también de efectivos de la Policía Científica.

La fiscal Banfi presentará un total de 10 testigos, entre ellos peritos en informática y teléfonos celulares que realizaron la apertura del teléfono de Fretes. Y para mañana se espera el testimonio del perito Gonzalo Miguez Murillas por videoconferencia, así como la declaración del ex jefe de la Científica, Cristian Cayún.

De esa manera, el tribunal dictó un cuarto intermedio hasta que hoy se reanude el debate a las 8:30 en la Cámara del Crimen de Comodoro Rivadavia.

La familia de Curiqueo, que prácticamente llenó la sala del debate, acompañó a la madre de la víctima y exigió Justicia.

EL HOMICIDIO

El hecho que intenta probar Banfi ocurrió el 8 de septiembre de 2017, a las 2:30, cuando Héctor Fretes se encontraba junto a un grupo de personas en el interior del local comercial “Old Draw”, sito en la calle Güemes entre San Martín y Sarmiento. En un momento dado, Fretes egresó del comercio hacia el exterior, donde se hallaba estacionado su vehículo Peugeot Partner, de cuyo interior extrajo un arma de fuego. Luego reingresó al local y, sin motivo aparente y con claras intenciones de dar muerte, realizó al menos dos disparos hacia la humanidad de Luis Miguel Curiqueo, quien también se hallaba en el lugar.

Dos de estos disparos impactaron en el cuerpo de la víctima, uno de ellos ingresó por la parte superior del brazo izquierdo, cruzando hacia el tórax, y el otro impactó en la zona torácica, quedando ambos proyectiles alojados en el cuerpo de Curiqueo.

La víctima intentó escapar herida en dirección a la Comisaría Primera, pero cayó tendido cerca del Banco Nación, a metros de la Unidad Regional de Policía.

Estas lesiones causaron la muerte de la víctima por shock hipovolémico de ambas aurículas, provocado por el paso de un proyectil, calificando la el hecho como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en calidad de autor para Héctor Martín Fretes.

Cuando Fretes retornó al local, las puertas ya estaban cerradas, por lo que se tuvo que marchar dejando su teléfono celular sobre la mesa en la que había estado sentado. Inmediatamente se fue de la ciudad intentando escapar de la Justicia. Y se entregó diez días después en Los Antiguos, donde permaneció prófugo moviéndose en forma permanente entre Argentina y Chile. Lo hacía por un paso ilegal aprovechando el bajo caudal del río que divide esa localidad santacruceña con la vecina Chile Chico, donde se hallaba alojado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico