Comer cuatro o más veces al día ayuda a prevenir la obesidad

Un estudio confirma que repartir las comidas en cuatro o más ingestas diarias, en un horario adecuado, y consumiendo en el desayuno el 25% de la energía total, ayuda a prevenir la obesidad abdominal.

Una investigación, enmarcada en el estudio científico ANIBES y coordinada por la Fundación Española de Nutrición (FEN), que analizó la asociación entre los patrones alimentarios y los horarios en los que se toman las comidas y el desarrollo de obesidad abdominal, vinculó un correcto reparto de los alimentos en cuatro o más ingestas diarias con una disminución del riesgo de padecer obesidad abdominal.
El trabajo, denominado 'Diferencias en los patrones alimentarios y horarios de ingesta de las comidas con respecto a la obesidad abdominal', y que se ha publicó en Public Health Nutrition, profundizó en el análisis de la cronobiología, con el objetivo de determinar cuáles son las mejores estrategias para establecer unas pautas alimentarias que repartan la ingesta de energía de la forma más adecuada para reducir la incidencia de la obesidad, un problema de salud pública global.
LAS MUJERES TIENEN MEJORES
PAUTAS ALIMENTARIAS
Como explicó la Dra. Rosa Mª Ortega, catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid y directora del Grupo de Investigación Valornut, los resultados del trabajo indican que las mujeres tienen hábitos de alimentación más adecuados que los hombres, porque realizan más ingestas al día –el 54,4% reparte los alimentos en cuatro tomas diarias, algo que solo hace el 38,8% de los hombres–, se saltan menos comidas (es más frecuente entre los hombres saltarse el desayuno, la comida de media mañana, o la merienda), y les dedican más tiempo que los varones que, además, ingieren la mayor cantidad de energía después de las 14:00 horas y en la cena.
La experta añade que también hay diferencias en el tipo de alimentos elegidos por uno u otro sexo, ya que las féminas se decantan más por el pescado, la fruta, los cereales integrales y los productos lácteos, mientras que los hombres consumen más huevos o carne.
El trabajó reveló que las personas con obesidad abdominal ingerían más energía en el almuerzo, y menos a media mañana y en la merienda, mientras que aquellas que en las comidas de media mañana y la merienda ingerían más del 15% de la energía total tenían menos probabilidades de sufrir este tipo de obesidad.
CUATRO COMIDAS AL DIA,
POR LO MENOS
Estudios anteriores señalaron que determinadas conductas como no desayunar, comer fuera de casa a menudo, realizar un menor número de ingestas a lo largo del día, y consumir la mayor parte de la energía total del día durante la tarde, así como picotear entre horas, se asocian a un incremento del riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad.
Para reducir la prevalencia de obesidad abdominal se deberían realizar al menos cuatro comidas diarias –incluyendo una a media mañana y otra a media tarde, que supongan más del 15% de la ingesta total de energía–, un desayuno en el que se ingiera alrededor del 25% del total de energía, y que la comida principal se realice en un horario apropiado, y no superando el 35% de la ingesta total de energía.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico