Comienza el juicio contra cuatro exfuncionarios de Alperovich imputados por asesinato

Cuatro exfuncionarios del gobierno de José Alperovich en Tucumán y otros dos acusados serán juzgados desde hoy por el crimen de Paulina Lebbos, una joven que fue hallada asesinada en febrero de 2006 cerca de la capital de esa provincia, informaron fuentes judiciales.

El debate estará a cargo de la Sala III de la Cámara Penal tucumana, integrada por los jueces Carlos Caramuti, Rafael Macoritto y Dante Ibáñez.

Según las fuentes, en el banquillo de los acusados estarán el exjefe de Policía de Tucumán, Hugo Raúl Sánchez; el exsubjefe Nicolás Barrera; el exsubjefe de la Regional Norte, Héctor Rubén Brito; y el exsecretario de Seguridad, Eduardo Di Lella. Todos ellos, más el expolicía Hugo Waldino Rodríguez, que están imputados por el encubrimiento del crimen de Lebbos (24). Mientras que al sexto acusado, Roberto Luis Gómez, se lo juzgará por la “privación ilegal de la libertad” y el “homicidio” de la joven.

Gómez es el único de los seis imputados que estuvo preso, y a fines de 2016 fue liberado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación por haberse cumplido los plazos de la prisión preventiva, dijeron los informantes.

Las fuentes señalaron que se estima que el debate se extenderá durante todo 2018 y que declararán unos 200 testigos, entre ellos el exgobernador tucumano Alperovich, según la medida dispuesta ante un pedido de la querella, encabezada por Alberto Lebbos, padre de la víctima.

A días de cumplirse 12 años del crimen, Lebbos padre recordó que “Alperovich -quien era el gobernador de la provincia al momento del hecho- había adelantado que se conocía el nombre del asesino”.

Según se supo, el actual senador nacional cumplirá con su declaración desde su domicilio ya que el artículo 230 del Código Procesal Penal de Tucumán exime de prestar testimonio en presencia del tribunal a autoridades y funcionarios de gobierno de alto rango o que estén amparados por fueros.

Por su parte, Pablo Daniel Alperovich, uno de los hijos del senador, se sometió en diciembre pasado por orden judicial a una extracción de sangre para comparar su ADN con otros patrones genéticos incorporados al expediente ante la sospecha de que estarían vinculados con el crimen.

A su vez, Gabriel Alperovich, el otro hijo del exgobernador, también pasó por esa situación pero finalmente fue desvinculado de la causa, añadieron las fuentes.

Durante la investigación también se realizaron pruebas de ADN las hermanas de Paulina, Marisa Juliana y María Sofía, pero solo a fines de establecer mediante un estudio mitocondrial la línea genética materna, aclaró el fiscal Carlos Sale, a cargo de la causa.

El instructor judicial dispuso, además, realizar una prueba caligráfica a Beatriz Rojkés de Alperovich, la esposa del exgobernador tucumano y actual presidenta del Partido Justicialista de Tucumán.

El 26 de febrero de 2006, Paulina salió de un boliche de la zona conocida como el exAbasto, en la capital tucumana, adonde había ido a bailar con su amiga Virginia Mercado.

Según determinaron los pesquisas, alrededor de las 6.30 de ese día, ambas jóvenes se subieron a un remís color bordó, y mientras Virginia descendió primero en su domicilio de La Rioja al 400, Paulina siguió viaje hasta la casa de su novio, César Soto, aunque nunca llegó a destino.

Recién 13 días después de desaparecer, la joven fu encontrada asesinada al costado de la ruta provincial 341, a la altura de Tapia, a unos 30 kilómetros de la capital tucumana.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico