¿Cómo es el virus Grimso?

El nuevo coronavirus hallado en Suecia que podría saltar a los humanos. Se detectó en roedores, especialmente en topillos, y los investigadores piden un seguimiento de cerca de la enfermedad.

La pandemia de COVID habría comenzado, según algunas versiones, a través de murciélagos y los pangolines que, sin embargo, no son los únicos animales salvajes que albergan nuevos coronavirus.

Los roedores como las ratas, los ratones y los topos también pueden ser portadores de virus que, a veces, son capaces de saltar a los humanos.

Investigadores de la Universidad de Uppsala. Suecia, han identificado un coronavirus muy extendido y común entre los topos suecos (Myodes glareolus), al que han llamado virus Grimsö, por el lugar donde se descubrió.

El nuevo coronavirus podría infectar a los humanos

"Todavía no sabemos qué amenazas potenciales puede suponer el virus Grimsö para la salud pública. Sin embargo, basándonos en nuestras observaciones y en anteriores coronavirus identificados entre los topillos, hay buenas razones para seguir vigilándolo", afirma el virólogo Åke Lundkvist, de la Universidad de Uppsala, de Suecia.

Los topillos son unos de los roedores más comunes en Europa. Suelen cruzarse con los humanos y son huéspedes conocidos del virus Puumala, que causa una fiebre hemorrágica conocida como nefropatía epidémica en los humanos.

Los topillos, cuando buscan refugio de las condiciones climáticas adversas, se refugian en edificios humanos, lo que aumenta el riesgo de contagiarse la enfermedad.

Incluso antes de que se iniciara la pandemia de COVID, Lundkvist y sus colegas de la Universidad de Uppsala, vigilaron las enfermedades de la fauna silvestre entre los topillos, para anticipar mejor cuándo podrían desbordarse sus virus.

Dado el ritmo implacable del cambio climático y la destrucción del hábitat, es muy probable que las interacciones con los topillos aumenten en el futuro.

Cómo descubrieron el virus Grimso, el nuevo coronavirus

Entre 2015 y 2017, los investigadores de Uppsala examinaron 450 topillos salvajes de un lugar al oeste de Estocolmo llamado Grimsö. Al analizar a las criaturas en busca de coronavirus, el equipo encontró un nuevo betacoronavirus que circulaba en el 3,4% de la muestra.

Los betacoronavirus suelen encontrarse entre los murciélagos y los roedores y cuando saltan a los humanos son los responsables de causar el resfriado común y virus respiratorios como el SARS-CoV-2.

El nuevo virus de los topillos aún no se ha detectado en los seres humanos, pero si algo enseñó la COVID es que se necesita una mayor vigilancia de las enfermedades de la fauna salvaje para evitar nuevos brotes.

A lo largo de tres años, los investigadores suecos descubrieron varias cepas víricas distintas del virus Grimsö circulando entre las poblaciones de topillos en Francia, Alemania y Polonia, lo que sugiere que estas criaturas son reservorios naturales de la enfermedad.

Por eso, la naturaleza altamente divergente del virus Grimsö es una mala señal. Indica que el virus se adapta fácilmente a nuevos huéspedes y hábitats.

"Dado que los topillos son una de las especies de roedores más comunes en Suecia y Europa, nuestros resultados indican que el virus Grimsö podría estar circulando ampliamente en los topillos y señalan la importancia de vigilar de cerca su desarrollo", escribieron los autores del estudio sueco.

Qué es un coronavirus y cuáles son sus síntomas

Los coronavirus son una familia de virus que pueden causar enfermedades como el resfriado común, el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés).

Los síntomas de infección con el nuevo coronavirus pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición, y pueden incluir:

Fiebre

Tos

Disnea (falta de aire o dificultad para respirar)

Mialgia (dolores musculares)

Astenia (cansancio o debilidad física)

Olfato débil o nulo (ausencia de olores y gusto)

La gravedad de los síntomas puede variar de muy leve a extrema, y hasta la muerte, aunque la mayoría de las personas que tuvieron una infección grave han sido adultos mayores o personas que ya tenían otros problemas de salud significativos.

Esto es similar a lo que se ve en las personas que tienen infecciones graves con otras enfermedades respiratorias, como la gripe.

Fuente: Clarín

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico