Como menor lo condenaron por el homicidio del empleado bancario, ahora tiene dos causas por robo

Jonathan Ampuero fue liberado ayer por la tentativa de robo que protagonizó el domingo en jurisdicción de la Seccional Segunda. La Fiscalía ya lo investigaba por otro robo. Se trata de quien siendo menor fue declarado penalmente responsable por el homicidio del empleado bancario Sebastián Fernández, y a quien se le impuso un tratamiento tutelar, mientras sus cómplices recibieron la prisión perpetua.

En el marco de la audiencia de control de detención y apertura de la investigación a la que fue sometido Ezequiel Jonathan Ampuero (19), por la tentativa de robo que protagonizó durante la madrugada del domingo en jurisdicción de la Seccional Segunda, la Fiscalía le imputó el nuevo delito y pidió la prisión preventiva tras recordar que tiene antecedentes penales y otro legajo de investigación abierto por el delito de robo.
La audiencia fue presidida por el juez penal, Miguel Angel Caviglia, mientras que la Fiscalía estuvo representada por el funcionario, Héctor Iturrioz. El imputado, en tanto, recibió la asistencia del defensor público, Fernando Serer.
A su turno, la parte acusadora solicitó que se declarara legal la detención y se formalizara la apertura de investigación en su contra por el delito de robo simple en grado de tentativa. Ello, por el hecho ocurrido a las 7 de la mañana del domingo, cuando rompió el vidrio de una Ford Ranger y fue detenido por policías de la Seccional Segunda mientras buscaba elementos de valor en el interior de la camioneta.
El funcionario de Fiscalía solicitó dos meses de prisión preventiva para Ampuero, tras señalar que existen elementos de convicción para tener al imputado como probable autor del hecho y destacó que siendo menor fue declarado penalmente responsable por el homicidio del empleado bancario, Sebastián Fernández, ocurrido el 4 de agosto de 2010. Además, informó que tiene otra causa en trámite por el delito de robo.
“El imputado ha desoído reiteradamente la ley penal”, sostuvo Iturrioz y le pidió al magistrado el plazo de 6 meses para finalizar la investigación.

EL SOLO PASABA
POR EL LUGAR
A todo esto Ampuero declaró que él pasaba por el lugar y la policía lo detuvo.
En razón de ello, el defensor hizo reserva respecto de la legalidad de la detención y si bien no objetó el relato del hecho, ni la calificación legal, se opuso al dictado de la medida de coerción.
Al respecto afirmó que ello resulta excesivo porque este es un hecho simple y flagrante, sin graves consecuencias más que la rotura de un cristal; y la pena que se espera es de las más chicas del Código Penal.
El defensor agregó que las características del hecho no constituyen peligro de fuga. Argumentó que el imputado tiene arraigo en esta ciudad, por lo tanto no correspondía mantenerlo privado de su libertad. En consecuencia, solicitó que el plazo de investigación no sea mayor de quince días y su libertad tuviera lugar en forma inmediata.
Tras escuchar a las partes, el juez resolvió declarar legal la detención de Ampuero, formalizó la apertura de investigación por tentativa de robo, fijó el plazo de investigación en dos meses y la libertad del imputado, aunque ordenó su presentación semanal ante el Cuerpo de Delegados de Control.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico