Cómo reducir las estrías en el embarazo

Se trata de pequeñas lesiones que resultan muy antiestéticas, y que se deben al aumento de volumen que sufren todas las mujeres durante la gestación, unido a una falta de elasticidad en la piel.

Las estrías son líneas o surcos que aparecen en la piel cuando esta es sometida a cambios bruscos de volumen. Por ello, son frecuentes en los embarazos, aunque también se presentan cuando una persona engorda rápidamente o se modifica el volumen de la masa muscular (como en el caso de los culturistas).
Al principio, las estrías presentan una tonalidad roja o rosácea y, con el tiempo, se vuelven más estrechas y se presentan blanquecinas o nacaradas. Por lo general, miden entre uno y tres centímetros de largo, y entre uno y cinco milímetros de ancho. No producen dolor ni molestias.
¿POR QUE APARECEN DURANTE EL EMBARAZO?
Durante el embarazo la piel se estira con el aumento de volumen que experimenta el cuerpo. A consecuencia de ello, se produce la rotura de las fibras de colágeno y elastina de la dermis provocando la aparición de fibrosis en forma de una pequeña cicatriz: la estría.
Los cambios hormonales que tienen lugar durante la gestación también favorecen la aparición de las estrías. La producción de colágeno se altera y, por ello, en la mujer las estrías aparecen en etapas tan condicionadas por las hormonas como la pubertad, el embarazo y la menopausia.
Asimismo, otro factor a tener en cuenta es la naturaleza propia y el tipo de piel, así como la predisposición genética de cada persona. Las pieles secas y claras son más propensas a las estrías, ya que la dermis se fisura con mayor facilidad si se encuentra poco hidratada.

Las zonas donde se presentan las estrías son: el pecho, el vientre, los muslos y las caderas.
A partir del tercer mes de embarazo se ha de empezar a usar dos veces al día una crema antiestrías o, en su defecto, una crema que sea muy hidratante mezclada con unas gotas de rosa mosqueta.
Mantenerte bien hidratada, con un aporte adecuado de agua para tu piel, y seguir una alimentación bien provista de proteínas y vitaminas A, C y E ayudará a prevenir la aparición de estrías en la gestación.
Cuando te duches seca de manera cuidadosa y suave, para que tu piel mantenga parte de la humedad y absorba mejor las cremas antiestrías.
Especialmente en verano protege tu piel con buenos protectores solares, ya que el aspecto blanquecino de las estrías resalta más con la piel morena.
Después del parto continúa aplicándote la crema antiestrías de tu elección.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico