¿Cómo saber si los pescados y mariscos están en buen estado?

Desde Bromatología y Veterinaria informaron las pautas a tener en cuenta para evitar intoxicaciones, se advierte algunas características que son indispensables en un producto de calidad. Además, se comunica que se encuentra liberada la extracción y recolección de moluscos bivalvos y gasterópodos en las costas del Golfo San Jorge.

Desde la Dirección de Laboratorio dependiente de la Dirección General de Bromatología y Veterinaria de la Subsecretaría de Fiscalización, se informa a la comunidad las medidas a tener en cuenta a la hora de comercializar y consumir pescados y mariscos durante la época de Semana Santa. Además, se comunica que se encuentra liberada la extracción y recolección de moluscos bivalvos y gasterópodos en las costas del Golfo San Jorge.

Al respecto a las recomendaciones básicas a tener en cuenta al momento de adquirir productos de mar el subsecretario de Fiscalización, Daniel Campillay, explicó que “es fundamental adquirir los productos de la pesca sólo en comercios habilitados para tal fin, que cumplimenten con las temperaturas exigidas de cámaras y freezers, higiene del local y certificados de amparo sanitario emitidos por el SENASA. Además –agregó- los pescados y mariscos en exposición y en estado fresco, deben estar con abundante hielo en escama”.

En tanto, al referirse a las recomendaciones destinadas a consumidores, indicó que “deben evitar los productos que, por su aspecto o aroma, le resulten desagradables; y los pescados y mariscos congelados no deben presentar signos de escarcha o cristales de hielo en el envase”.

Asimismo, el subsecretario indicó que “el pescado enfriado debe tener las branquias rojas, las escamas bien adheridas al cuerpo y brillantes, y su carne debe ser firme, de forma tal que no ceda a la presión del dedo; mientras que los ojos del pescado fresco entero deben ser brillantes y los pescados en conserva enlatados sólo deben ser comprados si las latas no presentan abolladuras, están hinchadas u oxidadas, sin dejar de constatar los rótulos de procedencia y la fecha de vencimiento”.

Siguiendo con las especificaciones que pueden denotar en pescados y mariscos en mal estado, Campillay señaló que “los crustáceos menores, como los camarones y langostinos, en ningún caso deben presentar manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco; los calamares deben presentar una piel lisa, suave y húmeda, sin manchas sanguinolentas o extrañas a la especie, con ojos brillantes y salientes; y los mejillones enteros frescos u otros moluscos bivalvos deben tener las valvas cerradas”.

Por último, sugirió “separar los pescados y mariscos crudos de los alimentos listos para consumir; conservar el pescado de uno a dos días en la parte más fría de la heladera y hasta 3 meses en el freezer; y, una vez descongelados, no volver a congelar”.

Finalmente, Campillay recordó que “ante cualquier inquietud pueden comunicarse al 0297 455-0154 o al mail bromatología@comodoro.gov.ar; y por irregularidades en la venta de los productos al 0800 333 0706/3184”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico