Comodoro aún espera U$S27,5 millones de los fondos PAE del anterior gobierno

A más de dos años del último vencimiento abonado por Pan American Energy a partir de las obligaciones contractuales por la renegociación del contrato de Cerro Dragón, persiste el reclamo por la acreditación de los fondos excepcionales correspondientes a la Cuenca. Se desconoce aún el destino concreto de unos 27,5 millones de dólares que administró la gestión Das Neves. El viceintendete Carlos Linares pide que la Justicia investigue.

El paso de los años, la variante en la cotización del dólar desde 2007 a la fecha y el confuso argumento de a quién correspondía incluir en la distribución o no, son los principales condimentos que complican el “rastreo” de cómo el gobierno de Mario Das Neves administró el pago excepcional de los fondos PAE, por los que la región de la Cuenca del Golfo San Jorge debió haber recibido un total de 60 millones de dólares para la reconversión productiva, entre 2007 y 2010. 
La provincia había recibido idénticos pagos de parte de Pan American Energy (PAE) como parte del contrato de renegociación de la concesión del yacimiento de Cerro Dragón. Esas partidas debían ser destinadas a obras públicas en todo el territorio chubutense, además de una liquidación excepcional de regalías de un 3%. Y aunque también hay un manto de dudas sobre la administración de dichas remesas, es la parte correspondiente a la cuenca petrolera la que continúa protagonizando los reclamos desde el momento de la efectivización de la primera cuota y que estallan cada vez que debe enfrentarse una nueva emergencia.
Un dato a tener en cuenta a priori es el hecho de que cada uno de los cuatro pagos fueron efectuados por PAE de modo anual al estado chubutense, en los meses de diciembre de 2007, 2008, 2009 y 2010. Se depositaron en dólares 15 millones por vez, convirtiéndolos en pesos la Provincia al ingresarlos al tesoro.
En dicho lapso, la cotización del dólar comprador varió de $3,09 (enero 2007) a $3,94 (diciembre 2010), lo que resulta un dato de peso al momento de calcular montos totales, en función de que para algunos aportes se habla en moneda nacional, y en la extranjera en otros, además claro de que el hecho de no tenerlos en cuenta implica algunos millones de pesos “extra” que no se estiman en los faltantes.
Por otra parte, mientras siempre se dio por descontado que tales fondos -los 60 millones de dólares- correspondían  en su totalidad a Comodoro por ser cabecera de cuenca y la más afectada por el pasivo ambiental y social de la industria, la gestión “dasnevista” cambió dos veces el esquema de distribución de los mismos -de modo meramente argumentativo-  para justificar sus destinos.

CONVENIENTES CONFUSIONES
Tras los primeros reclamos comodorenses surgidos durante 2008, el gobierno provincial aclaró que de acuerdo a la ley, tal distribución debía incluir además a Sarmiento y Rada Tilly por su lógica pertenencia a la cuenca. En 2009, sin embargo, y con los intendentes de ambas ciudades señalando que tampoco habían recibido remesas vinculadas, Provincia recayó en la conveniente confusión entre cuenca y comarca para abarcar en el reparto a localidades como Río Senguer, entre otras, para quien anunció la construcción de un frigorífico con los fondos PAE, por ejemplo, aunque no llegó a concretarse.
Por otra parte, y como ya se mencionó en ediciones anteriores, el gobierno decidió imputar fondos correspondientes a la cuenca a gastos o inversiones “ilegales” en función de no corresponderse a la afectación específica que por convenio estos debieron tener, como la capitalización de Petrominera en 30 millones de pesos para adquirir acciones de Ingentis (que tenía entonces epicentro en Dolavon y muy poco que ver con la reconversión petrolera).

LOS MILLONES QUE SE CUENTAN Y LOS QUE NO
Bajo tales antecedentes, y reiterando que las restantes dos comunas de la cuenca no recibieron dineros contantes de esa millonaria remesa, durante los últimos cinco años fue Comodoro Rivadavia quien llevó la cuenta de cuánto es lo que la gestión dasnevista retuvo indebidamente: 27,5 millones de dólares. La cifra, “desaparecida” hasta tanto surja la documentación que compruebe cabalmente su efectiva y correcta imputación, implica 108,3 millones traducidos a pesos, según la cotización de diciembre de 2010; o 139,7 al precio actual de la verde moneda.
Claro que no incluye los intereses que los montos generaron desde que la operadora los depositó al Estado, y que deberían ser calculados tanto sobre el “faltante” como también para los tramos girados a Comodoro, en función de que pasaron largos meses, e incluso años, entre una acción y otra.
La deuda referida de 27,5 millones de dólares surge de los reclamos de la oposición radical, que en tiempos dasnevistas encarnaban en Comodoro los concejales Jorge Camarda y Gustavo Borracer, y fueron confirmados por Ricardo Trovant sobre finales de la gestión buzzista en la Municipalidad local, en julio de 2011.
El atraso en concepto de fondos extraordinarios estaba vinculado con el envío de parte de la cuota de 2008, de la que restaban 8 millones de dólares; la totalidad de lo que correspondió a 2009 (15 millones de dólares), además de la última cuota de 2010 (otros 15 millones de dólares). Hasta entonces la única cuota abonada en su totalidad era la de 2007  (en febrero de 2008) y el ingreso posterior  de  30 millones de “pesos” en noviembre de 2010, lo que redunda aproximadamente en 32 millones de dólares de los 60 totales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico