Comodoro quedó pasada por agua

En apenas unas horas sobre la ciudad cayó cerca del 25 por ciento de la lluvia de todo el año. Esto motivó que en varios barrios se produjeran situaciones de emergencia. Cinco familias se refugiaron en la sede de una organización social en el San Cayetano. También hubo problemas con algunos drenajes.

Desde el domingo a la noche hasta ayer sobre Comodoro se precipitaron más de 60 milímetros de agua, lo que representa alrededor del 25 por ciento de lo que llueve en todo el año.
Que la mitad de esa cantidad haya caído en menos de 12 horas complicó todavía más la situación en la ciudad.
En Defensa Civil se recibieron alrededor de 180 pedidos de auxilio. Mayormente las demandas se realizaron desde las extensiones de los barrios Stella Maris y San Cayetano.
Con el correr de las horas, sin embargo, hubo requerimientos de prácticamente todos los barrios de la zona oeste local.
De acuerdo al pronóstico, el clima seguirá casi sin variantes hasta el jueves donde se augura que el sol por fin asome su faz.
El temporal generó que cinco familias fueron evacuadas en la sede de Jóvenes Unidos del San Cayetano. Entre ellas se encontraba Claudia, quien el lunes por la noche llegó junto a su marido y su hija a pedir auxilio. «Tengo la casa inundada y ahora están los vecinos dándonos una mano», comentó la mujer a Diario Patagónico mientras en otras de las habitaciones se cortaba los rollos de nylon que servirán como impermeabilizantes para los techos.
Para Claudia, no obstante, tal medida llega un poco tarde. «Tengo la mitad de las cosas húmedas y mojadas y hay gente que está en las mismas pero no quiere irse por miedo a que le saquen lo poco que tienen», aseveró.
Que muchos de los damnificados se hayan instalado espontáneamente en los predios complejizó los pedidos de ayuda. De todas maneras como presidente de la vecinal, Horacio Vega aseguró que «acá no preguntamos si está legal o no. Empezamos a trabajar ya con el plan Calor para tratar de solucionar el problema de los vecinos.
Tenemos 30 familias más que están en veremos si el temporal sigue en la noche», dijo antes de solicitar comestibles no perecederos, pañales y leche para distribuir entre los más afectados.
Para Eduardo Pavlinic, titular de Defensa Civil, al mediodía de ayer «la situación se encontraba bajo control. Por suerte estábamos preparados para una contigencia de este tipo; tenemos leña y nylon en stock».
El funcionario recorrió los distintos sectores. «No hemos tenido marejadas ni accidentes de importancia, solamente las colisiones de rutina que se producen por la inclemencia del tiempo. Pese a la cantidad de agua parece que los desagües funcionaron sin problemas», indicó.

PLUVIALES TAPADOS
Los accesos al casco céntrico -desde la zona norte- fueron los más afectados por el fenómeno. La calle Sarmiento se saturó de agua y barro. Sobre la plazoleta Juan Corti quedaron los restos de ópticas y tazas que pertenecieron a un vehículo que al parecer no pudo frenar adecuadamente.
Los desmoronamientos producidos por el lodo obstruyeron también algunos pluviales.
En la intersección de Angel Velaz y 10 de Noviembre, Carlos trataba de despejar el canal con una pala. «A las 3 de la mañana tuvimos que salir porque el agua estaba entrando en la casa», comentó el vecino que se quejó de la falta de cuidado para evitar que sucedieran contigencias de este tipo.
«Me cansé de ir a la Municipalidad porque pago los impuestos para eso, pero ellos me mandan a plantear la queja a Clear porque los canales se tapan con basura. Mientras tanto seguimos esperando el asfalto pero hasta ahora no tenemos ni noticias», relató mientras seguía con su faena.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico